PREVISIONES DE PRIMAVERA

El FMI da tres décimas más de aire a la economía de España

El Fondo eleva la previsión de crecimiento del 0,6% al 0,9% para este año y al 1% en 2015 El alto nivel de paro, que seguirá sobre el 25%, empaña la salida del país de la crisis

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado la previsión de crecimiento de España para este año del 0,6% al 0,9%. Son tres décimas de diferencia respecto a lo que se calculaba en enero que acercan el pronóstico del organismo al que han hecho recientemente la Comisión Europea y el Gobierno español (1%). Se trata de la tercera mejora consecutiva en las estimaciones que la institución afincada en Washington realiza sobre el país y, sin embargo, no permite festejo en el empleo: la tasa de desempleo seguirá en el 25% incluso en 2015.

Los números invitan a preguntarse si la salida de una crisis implica necesariamente el inicio de la recuperación o existe un episodio intermedio, áspero, gris, una especie de limbo en el que la economía española se ha instalado. El informe de perspectivas globales que el FMI ha presentado este martes plasma de nuevo —como ocurrió hace seis meses, como hace un año, como se presentía desde la segunda recesión de 2011— que el proceso de vuelta a una cierta normalidad económica puede dilatarse tantos años como la estancia en la crisis.

Más información
El FMI rebaja casi medio punto el crecimiento para America Latina
El Banco de España mejora las previsiones del Gobierno sobre el PIB
El Gobierno prevé un crecimiento de hasta el 1,5% para este año
España roza el objetivo de déficit público
Rajoy: “Fuera de España nos miran como ejemplo de salir de la crisis”
Lagarde pone más deberes a España para intentar salir de la crisis

Las expectativas para el año que viene también han arañado un par de décimas más respecto a lo que se calculaba en enero, al pasar del 0,8% al 1%, pero suponen una tasa mucho más pesimista que la de Bruselas o del Banco de España (1,7%) y tampoco permite un vuelco en el mercado de trabajo, el principal termómetro de esa economía llamada, significativamente, economía real: los parados supondrán el 25,5% de la población activa este año (en octubre, última previsión del Fondo para el empleo, calculaban el 26,7%) y el 24,9% en 2015 (frente al 26,5% anterior).

Aun así, la proyección del PIB en 2014 ha colocado por delante de Italia y Grecia, ambos con una previsión del 0,6%, y de Holanda, con el 0,8%, aunque se mantiene en la parte más baja de la tabla. Además, advierte de que España es el país que afronta un mayor riesgo de deflación.

“Fuera de España, lo saben ustedes mejor que yo, se mira a nuestro país como un ejemplo de cómo se puede salir de la crisis”, presumió el lunes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un encuentro con empresarios en Madrid. Pero la sensación —o deseo— de Rajoy dista mucho de lo que se respira en Washington, donde una supuesta salida de la crisis con una tasa de desempleo del 25% no se presenta como modelo a emular bajo ningún concepto.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Déficit y deuda

Sobre el esfuerzo de consolidación fiscal, el FMI augura que España cerrará 2014 con un déficit público del 5,89%, ligeramente por encima del objetivo oficial del 5,8%. A partir de este año, que acabará peor de lo esperado hasta ahora, la institución mejora sus proyecciones para 2015 (del 4,96% al 4,88%), aunque no por ello alcanzará las metas comprometidas (4,5%). Con vistas a 2016, augura un desfase del 3,89% en lugar del 2,89% esperado por el Gobierno, y por tanto, aplaza un año el cumplimiento del límite del 3% de Bruselas. No será hasta 2019 cuando baje al 1% del PIB, tras cerrar 2018 en el 1,96%.

Junto a la actualización de las cifras de déficit, el FMI también ha revisado las de deuda pública, que tocará máximos en 2017 sobre el 104,3% del PIB. Este año, de momento, ya llegará al 98,8% y, en 2015, se irá sobre el 102% para, a continuación, seguir su escalada con un 103,7% en 2016. En 2019, seguirá en el 102,4%.

Deberes al Gobierno

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, aprovechó precisamente su participación en el Global Forum Spain en Bilbao el mes pasado, una suerte de foro de Davos de un día que el Gobierno organizó por todo lo alto, para reclamar al Ejecutivo de Mariano Rajoy más medidas: rebajas fiscales que incentiven la contratación y una profundización de la reforma laboral que se cuidó mucho de concretar, además de la tantas veces prometida rebaja de las cargas burocráticas que conllevan crear una empresa en España.

Otra de las preocupaciones del Fondo y de Bruselas, la de favorecer la reestructuración de las deudas de las empresas para reducir el número de insolvencias, ha tenido respuesta positiva del Gobierno, que ha aprobado una amplia reforma al respecto, pero el Ejecutivo sí va a dar la batalla del IVA, ya que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha ignorado las advertencias de Europa, del FMI e incluso del propio grupo de expertos que él mismo convocó para preparar su reforma fiscal y ha asegurado que no subirá la tributación de ningún producto de los tipos bajos a los medios.

"Estas cifras reflejan un menor ritmo de ajuste fiscal, expectativas de mejoría de las condiciones de crédito y una demanda externa más fuerte", ha resumido Olivier Blanchard, economista jefe de la institución en la rueda de prensa en la que ha presentado el informe.

El Fondo combina con aparente naturalidad desde hace meses las alabanzas a los avances reformistas del Gobierno, el ajuste de las cuentas públicas y la mejora de grandes indicadores macroeconómicos con unas cifras puramente desalentadoras para el empleo y la renta de las familias. “Las cicatrices de la crisis son profundas y llevará años curarlas", admitió también Lagarde en su última visita a España.

Sobre la firma

A. MARS (ENVIADA ESPECIAL)

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS