Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEUDA AYUNTAMIENTOS

Fitch mantiene la calificación de la deuda de Madrid, Barcelona y Pamplona

Vista exterior de las oficinas de Fitch Ratings en Nueva York (EE.UU.). EFEArchivo Ampliar foto
Vista exterior de las oficinas de Fitch Ratings en Nueva York (EE.UU.). EFE/Archivo EFE

La agencia de calificación crediticia Fitch ha decidido mantener la calificación de la deuda a largo plazo de las ciudades de Madrid, Barcelona y Pamplona en BBB (calidad aceptable) con perspectiva estable.

En el caso de Madrid, Fitch destaca que las finanzas de la ciudad se están estabilizando tras haber mostrado signos de debilidad como consecuencia de la crisis y subraya la fortaleza de su economía y su creciente base impositiva.

La agencia valora el superávit presupuestario de la ciudad -que cifra en 1.317 millones- y, a largo plazo, espera una fuerte reducción de la deuda de la ciudad, de hasta un 25 %, sobre todo por la limitación de inversiones.

Apunta que, para cumplir los requisitos establecidos por el Gobierno, la ciudad ha tomado medidas para controlar los gastos de funcionamiento y para reestructurar el sector público, y se ha comprometido a recortar más gastos o a revisar exenciones fiscales si los ingresos son menores de lo previsto.

Asimismo, tiene en cuenta que, por ser la capital, Madrid está menos expuesta que otras ciudades a los ciclos económicos y que su principal fuente de ingresos, los impuestos a la propiedad, por la que espera obtener 1.207 millones de euros en 2014, no se ve perjudicada por la crisis, sino que se ha beneficiado por el aumento de viviendas y de impuestos.

Fitch considera favorable para la ciudad que su tasa de paro sea del 18 %, ocho puntos menos que la media española, y solo advierte del riesgo que tendría para su calificación una rebaja de la nota de España o un fracaso en el objetivo de reducir la deuda.

En el caso de Barcelona, la calificación es el reflejo de la relativa prosperidad económica de la ciudad y su buen comportamiento presupuestario y en términos de deuda.

Fitch espera que Barcelona aumente sus ingresos por los impuestos a la propiedad debido a una subida impositiva y a una actualización de los valores catastrales.

Expone que Barcelona cerró el pasado ejercicio con un superávit de 592 millones gracias al aumento de los ingresos del Estado en un 20 % y prevé que la deuda siga siendo moderada en el medio plazo, tras la reducción de un 5 % en 2013.

Sus reservas de liquidez le han permitido no recurrir a financiación a corto plazo en 2013 ni a los mecanismos de pago a proveedores.

En este caso, la calificación podría empeorar si lo hace la del conjunto de España o si incrementa la deuda.

En cuanto a Pamplona, Fitch cree probable que la ejecución presupuestaria se mantenga estable hasta 2016, pues la mayor parte de los impuestos recaudados no se ven afectados por los ciclos económicos y la ciudad recibe una gran cantidad de transferencias corrientes de Navarra, que representa el 45 % de los ingresos operativos totales en el presupuesto de 2014.

Destaca su moderado nivel de deuda y que no necesite contratar líneas de crédito o solicitar apoyo financiero del Estado y valora que la ciudad no necesite grandes inversiones.