Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las multas reducen un 16% el beneficio anual de JPMorgan

La entidad hizo importantes provisiones para cerrar litigios abiertos desde la crisis financiera

El arranque del año en Wall Street está siendo decepcionante y eso eleva aún más el interés por los resultados trimestrales de las grandes corporaciones. JPMorgan Chase estrena el calendario con una caída del 16% en el beneficio neto para el ejercicio 2013, hasta los 17.920 millones de dólares (13.200 millones de euros). Los ingresos del mayor banco de EE UU se mantuvieron en los 99.800 millones.

La colosal factura legal a la que tuvo que hacer frente el año pasado hizo de lastre en el rendimiento de la entidad que dirige Jamie Dimon. JPMorgan tuvo que hacer importantes provisiones a lo largo de 2013 para poder cerrar una serie de litigios que tenía abiertos desde la crisis financiera, junto al fiasco en una inversión multimillonaria realizada por su oficina en Londres.

En el cuatro trimestre, el beneficio se redujo a 5.280 millones. Es un 7% menos que en el mismo periodo de 2012. Dimon asegura a los inversores que durante el último año se hicieron progresos para dejar atrás los problemas legales y mejorado los controles internos para evitar nuevos problemas. El último caso que acaba de cerrar está relacionado con el fraude de Bernard Madoff.

“Esto nos va a permitir centrarnos en nuestros clientes”, asegura. Pero el problema de JPMorgan no fueron solo los 20.000 millones que tuvo que pagar el año pasado en multas. Los resultados muestran que no es capaz de generar más ingresos, que al final del último ejercicio quedaron estancados en los 24.110 millones. Los tipos de interés al 0% y la lenta la recuperación lo explican.

Por segmentos de negocio, los ingresos en la división de banca comercial cayeron un 8% en el trimestre, a 11.300 millones, mientras que la concesión de hipotecas se redujo a la mitad, a 23.300 millones. Pese a ello, el beneficio en esa unidad mejoró un 20%, a 2.370 millones. En banca de inversión, la facturación trimestral cayó un 21%, a 6.020 millones, y además redujo el beneficio casi un 60%, a 860 millones

Dimon se declara cada vez más “optimista” con el futuro de la economía de EE UU. También presentó resultados Wells Fargo, el cuarto banco por activos. En su caso mejoró el beneficio anual un 16%, a 21.880 millones. Los ingresos los dejó en 83.800 millones, lo que representa una caída del 3% en el año. A lo largo de la semana lo harán el resto de los grandes bancos.