Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panamá rechaza la amenaza de la constructora de suspender obras del Canal

La crisis por los atrasos en los trabajos se agravó por el incremento en los costos de la construcción de un nuevo juego de esclusas

La crisis por los atrasos en la ampliación del Canal de Panamá se agravó este primero de enero. La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) rechazó este miércoles una advertencia del consorcio multinacional Grupo Unidos por el Canal (GUPC), una firma encabezada por la empresa española Sacyr Vallehermoso y que ejecuta las obras de mayor magnitud en la ampliación de la ruta interoceánica, de que suspenderá los trabajos, por el incremento en más de 1.400 millones de dólares en los costos de construcción de un nuevo juego de esclusas.

En una declaración que entregó a EL PAÍS, la ACP aseguró que “rechaza de manera categórica las presiones” de GUPC “contra la Administración del Canal, con el único propósito de forzar a la organización a negociar fuera de los términos establecidos en el contrato para la construcción” de las nuevas esclusas. “No importa qué tipo de presión se haga contra la ACP, nosotros mantenemos nuestra exigencia de que Grupo Unidos por el Canal respete el contrato que ellos mismos aceptaron y firmaron", afirmó el panameño Jorge Quijano, administrador de la ruta.

En un comunicado difundido este miércoles en la capital panameña, el consorcio aseguró que las labores proseguirán con “normalidad” mientras la ACP responde a la nota de preaviso de suspensión, para lo cual dispone de 21 días. Según la Autoridad, GUPC le notificó “su intención de suspender sus labores en la construcción” a partir del próximo 20 de enero, “bajo la exigencia de que se le proporcione fondos adicionales a los pactados” en el pacto entre las partes. “De acuerdo con el Contrato, la intención de suspensión no implica una terminación o abandono del proyecto”, aclaró la ACP.

Pero el Grupo había recalcado que la ACP “está al tanto de los intentos repetidos del contratista de reunirse al más alto nivel con la intención de discutir de una manera justa y apropiada una solución, bajo la ley panameña, de los grandes problemas financieros que están afectando el proyecto”.

La Autoridad “ha fallado en el cumplimiento de sus obligaciones recogidas en el contrato como la inexactitud de la información proporcionada al consorcio para ejecutar el proyecto”, añadió. La entrega de la nota de preaviso cumple con los términos de la legislación panameña, precisó.

El Grupo, integrado por Sacyr Vallehermoso S.A./Líder, de España, Jan de Nul n.v., de Bélgica, Constructora Urbana S.A., de Panamá, e Impregilo S.p.A, de Italia, ganó en 2009 una licitación de 3.118 millones de dólares para construir el tercer juego de esclusas—que es la parte más importante de la ampliación, cuyo costo total es de 5.250 millones—e inició trabajos en agosto de ese año.

La ampliación de la vía empezó en 2007 con la meta de concluir en octubre de 2014, aunque desde agosto de 2012 se informó que el objetivo de GUPC no se logró y los trabajos finalizarán en junio de 2015.“La ACP confía también en que el contratista tenga la capacidad de cumplir los compromisos pactados. De no ser así, la ACP pondrá en acción los mecanismos del contrato que le permiten completar la obra. El Programa de Ampliación del Canal registra un avance total de 72%; mientras que la construcción de las nuevas esclusas un 65% de avance. GUCP ha indicado con anterioridad que en lugar de terminar la construcción de las nuevas esclusas en octubre de 2014, como estaba pactado en el contrato, las mismas serán terminadas en junio del 2015”, precisó la Autoridad.

La ACP confirmó que el Grupo le presentó el pasado 24 de diciembre una demanda económica por 850 millones de dólares por gastos extraordinarios ante una combinación de factores en el desarrollo de sus trabajos. La empresa presentó en 2012 un reclamo de 585 millones, con lo que las exigencias suman 1.435 millones y podrían dirimirse en un arbitraje internacional.

Entre otras causas, GUPC ha atribuido los atrasos a que la ACP rechazó el tipo de mezcla de cemento que utilizaría en el vaciado de las nuevas esclusas para garantizar la vida útil de 100 años establecidos en el contrato, por lo que ha habido un retraso acumulado de seis meses.Quijano dijo la semana pasada que la nueva demanda “es una mezcla de factores que según el consorcio impacta el costo y el tiempo de ejecución de la obra y tomará bastante tiempo resolverlo”.

El Canal, por el que pasa 5% del transporte marítimo mundial y es estratégico en el comercio global, lanzó la ampliación para permitir el tránsito de embarcaciones de mayor tamaño y calado, con el nuevo juego de esclusas en los litorales Pacífico y Atlántico.

Construida de 1904 a 1914 por Estados Unidos, la ruta quedó bajo soberanía plena de Panamá al mediodía del 31 de diciembre de 1999 y dispone de otras esclusas desde su apertura hace casi un siglo: Pedro Miguel y Miraflores, en el Pacífico, y Gatún, en el Atlántico.