Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande propone a las empresas un pacto para crear empleo en 2014

El presidente francés ofrece bajar las cotizaciones sociales y reducir el gasto público

Dos personas siguen el discurso de Hollande.
Dos personas siguen el discurso de Hollande. AFP

Francia inicia sin sorpresas un nuevo año enfocado en la economía. En su discurso tradicional de Nochevieja, el presidente, François Hollande, ha reiterado que su prioridad principal es luchar contra el desempleo, cuya tendencia se había comprometido, de momento sin éxito, a invertir en 2013. Para ello, Hollande ha apelado a las empresas, a las que propuso un “pacto de responsabilidad” para que fomenten las contrataciones a cambio de una reducción de las cargas sociales y una simplificación administrativa. Durante su intervención, el mandatario francés se comprometió también a disminuir el gasto público para reducir el déficit y a plazo poder bajar los impuestos.

“El año 2013 ha sido un año difícil para muchos de vosotros y para el país porque la crisis ha demostrado ser más larga y más profunda que lo que habíamos previsto”, admitió el presidente al inicio de su alocución, dominada por la economía. “El desempleo se ha mantenido en niveles elevados, aunque la tendencia de los últimos meses ha mejorado”, añadió, en referencia al dato positivo del mes de octubre (20.500 parados menos), antes de registrar un nuevo repunte en noviembre (17.800). El año pasado, había prometido conseguir invertir la tendencia de la curva del desempleo antes de finales de año y espera todavía que el dato de diciembre, que se conocerá este mes, le dé la razón.

Hollande reiteró a continuación que su único objetivo para el año entrante seguía siendo la lucha contra el paro, un esfuerzo que requiere la “movilización de todos”. “Es por eso que propongo a las empresas un pacto de responsabilidad” consistente en “menos cargas sociales, menos impedimentos a sus actividades a cambio de más contrataciones y de un mayor diálogo social”.

El presidente de la principal patronal, el Medef, Pierre Gattaz, quien recientemente aseguró poder crear un millón de empleos en cinco años a cambio de un reducción de las cargas, respondió estar “dispuesto a participar y a implicarse de forma activa para construir el pacto anunciado”.

Menos gasto público

El Gobierno por su parte se compromete a reducir el gasto público, tanto el del Estado como el de las administraciones locales y el de la seguridad social, luchando contra los “excesos” y los “abusos”. El objetivo no es sólo el de reducir el déficit público, sino también el de “a plazo, reducir los impuestos”, una carga que el mandatario admitió ser demasiada pesada estos últimos años. Prometió también simplificar la complicada burocracia francesa, tanto para los ciudadanos como para las empresas, con el fin de fomentar la competitividad. Por último, el presidente quiere finalizar la denominada transición energética, luchando contra el cambio climático y fomentado una nueva industria.

Como es habitual, el discurso no entusiasmó a la oposición conservadora de la Unión por un Movimiento Popular (UMP). Para su presidente, Jean-François Copé, Hollande “ha retomado los mismos compromisos no cumplidos” realizados hace un año, empezando por la promesa de acabar con la destrucción de empleo. “El aumento innegable del desempleo, el empobrecimiento de los franceses asfixiados por el bombardeo fiscal y el estancamiento económico deberían haber llevado a François Hollande a admitir el fracaso de su política y cambiar de rumbo”, concluyó.

Lo cierto es que el presidente, que bate récords de impopularidad y que enfrenta en marzo unas elecciones municipales que amenazan con movilizar a un voto de castigo, ha evitado en esta ocasión caer en la trampa de fijar una fecha concreta para lograr sus objetivos. Los economistas esperan en 2013 un crecimiento del 1% del PIB, después de un 0,2% en 2013, un nivel considerado insuficiente para una creación neta de empleo en el sector privado