Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Última oportunidad para pagar menos en la Declaración de la Renta

Adaptar la vivienda desgrava un 20% y vender con 65 años exime del pago de plusvalías

Última oportunidad para pagar menos en la Declaración de la Renta

Quedan muy pocos días para terminar el año. Y el próximo mayo habrá que hacer cuentas con Hacienda sobre los ingresos y gastos de 2013. Aún hay tiempo para "sacar provecho" de las deducciones más comunes en torno a la vivienda y con ello reducir la factura fiscal.

En primera línea, como todos los años, se coloca la desgravación hipotecaria general para los que realizaron la compra de su vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013.

Tal vez este ejercicio sea el idóneo para "exprimir" esta deducción. El Gobierno prepara una reforma fiscal, a aplicar previsiblemente a partir de 2015, en la que podría contemplar alguna modificación al respecto. Por el momento, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, manda un mensaje de tranquilidad.

El secretario de Estado asegura que la reforma "no va a perjudicar a los derechos adquiridos de las personas que ya están disfrutando de una deducción por compra de vivienda".

No hay que olvidar que todos aquellos que adquirieron su vivienda o que realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 mantienen, según explican los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), "el derecho a la desgravación en el año 2014 y sucesivos siempre que hubieran deducido por esta vivienda en 2012 o en años anteriores".

Cada persona puede deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas con un límite de 9.040 euros. Dado que se puede llegar a obtener por persona y año hasta 1.356 euros de "ahorro" en impuestos vía hipoteca (15%/9.040 euros), si las cuotas mensuales que el particular ha ido abonando son inferiores a 753,33 euros siempre le queda la posibilidad de amortizar anticipadamente (reducir la deuda) una parte de su préstamo. Por cada 1.000 euros de amortización adicional, todos los contribuyentes rebajarán sus impuestos en 150 euros. En esos 9.040 euros pueden y deben incluirse también los gastos de notaría, registro, primas de seguros...

De cara a la declaración de IRPF, es el momento de tomar decisiones sobre la compraventa o alquiler de la vivienda
De cara a la declaración de IRPF, es el momento de tomar decisiones sobre la compraventa o alquiler de la vivienda

Desde Gestha también se recuerda que los contribuyentes que hayan satisfecho cantidades antes de 1 de enero de 2013 para ampliar la superficie habitable de la vivienda habitual o llevar a cabo obras para su rehabilitación o adaptación para las personas con discapacidad, pueden continuar deduciendo los importes pagados este año, siempre que estas obras estén terminadas antes del 1 de enero de 2017. La desgravación ascenderá igualmente al 15% del importe invertido con un límite anual de 9.040 euros para ampliación y rehabilitación, mientras que la deducción para obras de adaptación de personas con discapacidad es del 20% (un 25% en Cataluña), con un límite de 12.080 euros.

Desde la perspectiva de la venta de un inmueble, es conveniente tener en cuenta, tal y como recuerdan todos los ejercicios desde el Registro de Economistas (REAF) que si se tienen cerca de 65 años y se ha decidido transmitir la vivienda habitual, es preferible llegar a esa edad, dado que en ese caso, las posibles ganancias que se obtengan estarán exentas de pagar impuestos.

En este terreno, es importante también considerar que, desde el pasado 1 de enero, las ganancias obtenidas por la venta de un inmueble antes de que transcurra un año de su compra tributan en la base general del IRPF (por tanto, hasta por un 56%). Retrasar, aunque solo sea un día, una operación de este tipo, directamente supone rebajar la carga fiscal hasta unos tipos fijos, que varían del 21% sobre los primeros 6.000 euros; al 25%, hasta los 24.000 euros y el 27%, por encima de esa cantidad.

Tampoco hay que dejar pasar el hecho de que si ya se ha vendido la vivienda habitual y se han obtenido ganancias, estas también quedarán "libres" de impuestos si, en el plazo de dos años, se adquiere otra.

Desde Gestha se explica que los inmuebles adquiridos mediante créditos hipotecarios suponen un aumento de la factura fiscal en el IRPF porque el 1,1% de su valor catastral (incluso el 2% si este no está revisado) se considera como un ingreso a ojos de Hacienda, algo que no se aplica en el caso de la vivienda habitual. Por ello, recuerdan que "en los casos en los que los intereses abonados anualmente por el contribuyente a la entidad financiera más los restantes gastos del inmueble (comunidad, IBI, amortización, etcétera) superen el importe anual que el dueño recibe por su alquiler, la tributación por el IRPF no solo será nula, sino que además puede generar rendimientos negativos que se compensen con otras posibles rentas".

Por último, cabe recordar, en materia de alquileres, que los jóvenes menores de 35 años podrán seguir deduciéndose por el alquiler de la vivienda hasta un máximo de 840 euros.

En Madrid se pagarán menos impuestos. El presidente de la Comunidad Autónoma anunció el pasado 28 de octubre de 2013 una rebaja de impuestos aplicable a partir del 1 de enero de 2014: un total de 1,6 puntos en el tramo autonómico del IRPF (el tipo marginal máximo se situará en el 51,5%); un punto el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) que, entre otras operaciones, grava la compra de pisos, hasta situar el tipo general en un 6% y un 25% (pasa del 1% al 0,75%) en el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD), que es el que grava los documentos notariales e hipotecarios en la compra de viviendas nuevas.

El hecho de que los impuestos vayan a ser menores en 2014 aconseja, según los expertos, retrasar hasta ese ejercicio, en la medida de lo posible, la compra de una vivienda de segunda mano y con ella la solicitud de una hipoteca. El ahorro llegará por la vía de un menor ITP y también de un más bajo IAJD. Por una vivienda usada de 100.000 euros asociada a una hipoteca de 80.000, en 2013 se pagará un total por estos dos impuestos de 7.800 euros mientras que en 2014, su total ascenderá a 6.600 euros.

También, en cierta medida, aconseja según los técnicos, retrasar a 2014 la venta de una vivienda si esta tiene una antigüedad menor de un año, dado que el contribuyente se beneficiará de unos menores tipos impositivos generales en el IRPF. Tanto en 2013 como en 2014 —puede que varíe en 2015— se aplican tipos fijos de entre el 21% y el 27% a las ganancias obtenidas en la venta de inmuebles de más de un año de antigüedad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >