Los franceses irrumpen en el mercado

Inversores del país vecino protagonizan grandes operaciones en el inmobiliario no residencial

Edificio de El Corte Inglés en la plaza de Catalunya, en Barcelona.
Edificio de El Corte Inglés en la plaza de Catalunya, en Barcelona.

Goldman Sachs y Blackstone, los dos grandes fondos de inversión estadounidenses, andan a la greña por quedarse con el mayor número de viviendas protegidas en alquiler, pero en Madrid y Barcelona el interés por otros activos llega de más cerca. De Francia, concretamente. Sin tanto ruido, inversores del país vecino han irrumpido en busca de precios asequibles en el sector inmobiliario no residencial.

Ya han cerrado varias operaciones y andan negociando otras para culminarlas antes de que acabe el año. Compra de activos patrimoniales para su explotación o inmuebles para su rehabilitación y posterior venta. "No descartamos nada, pero básicamente buscamos comprar edificios residenciales con un precio de entre 1 y 20 millones de euros", comenta Susana Picallo, directora en Madrid de la inmobiliaria Spirit Reim.

Esta empresa francesa acaba de implantarse en España para comprar inmuebles y rehabilitarlos. "En la capital y en Barcelona, básicamente", subraya Picallo.

Los inversores franceses, cuyos capitales canaliza IBA Capital Partners, se han dado más prisa y, gracias a las gestiones llevadas a cabo por el consultor Thierry Julienne, suyas han sido algunas de las grandes compras realizadas en España en lo que llevamos de año. Dos centros comerciales de El Corte Inglés —uno en Madrid y otro en Barcelona— y, la semana pasada, otros dos activos en la capital comprados a la inmobiliaria Reyal Urbis: el ABC Serrano y un complejo de oficinas en la avenida de San Luis, en el distrito de Hortaleza.

En el gestor de fondos IBA (IDEA, Batex y Abedo), además de Thierry Julienne con su firma Abedo, figuran la gestora suiza de grandes fortunas Batex e IDEA, la empresa española especialista en estructuración financiera de operaciones inmobiliarias dirigida por Jesús Valderramo. El mandato que han recibido es el de invertir entre 300 y 500 millones de euros en activos core en Madrid y Barcelona de un tamaño significativo.

"Zambal ha sido la empresa encargada de firmar la compra", confirma Julienne. Una sociedad constituida el pasado mes de abril donde Julienne figura como presidente y en la que aparece como consejero el octogenario Pierre Castel, fundador y presidente del imperio francés del vino y de la cerveza.

Zambal Spain, que el pasado mes de septiembre amplió a 80 millones de euros su capital social, es una sociedad instrumental que tiene como socio único a Lexxel Servicios Empresariales, y esta a su vez lo es de Barriboral Sapin, en la que figura como socio único Gonzalo Ulloa Suelves, presidente de Gómez-Acebo & Pombo, el despacho de abogados que asesora en estas operaciones.

A la compra por 100 millones de euros, el pasado mes de julio, del centro comercial de El Corte Inglés situado en la esquina de la plaza de Catalunya con la Rambla, en Barcelona, le han seguido, la semana pasada, otros dos activos por los que los inversores galos, a través de Zambal, han desembolsado 96,6 millones de euros. En algo más de 63 millones se ha valorado el centro ABC Serrano, y por encima de 33 millones, el edificio de oficinas de la avenida de San Luis, próximo a la Gran Vía de Hortaleza.

Dos activos de Reyal Urbis —en situación concursal desde el pasado mes de marzo— que llevaban en el mercado más de un año, desde que su acreedor, el banco alemán Eurohypo —hoy Hypothekenbank Frankfurt— los pusiera en el mercado una vez provisionada la deuda hipotecaria de 156 millones de euros que pesaba sobre ellos.

Al final, todos más o menos contentos. Reyal Urbis cancela esa deuda, el banco alemán recupera más de la mitad de lo prestado, que ya estaba totalmente provisionado, y los compradores se hacen con dos activos patrimoniales de interés que les proporcionarán rentas recurrentes desde el primer día. El ABC Serrano dispone de una superficie bruta alquilable de 21.555 metros cuadrados y 68 locales comerciales, y 27 de las oficinas de la avenida de San Luis están totalmente alquiladas al grupo de comunicación Unidad Editorial.

Aunque por el ABC Serrano no hubo problema alguno para que el juez concursal aceptara la venta al ser el banco alemán el único acreedor, en el caso del inmueble de la avenida de San Luis, la deuda estaba sindicada y hubo que superar algunas reticencias por parte del resto de acreedores para que la operación se pudiera cerrar.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción