Salgo a Bolsa, pío, pío

Twitter espera recaudar unos 1.600 millones de dólares con su estreno

Twitter trata de evitar los errores de la OPV de Facebook
Twitter trata de evitar los errores de la OPV de FacebookCHRIS RATCLIFFE

Si las cosas no se tuercen en el último minuto, el plan es que Twitter fije el próximo miércoles el precio final de su esperado estreno en Wall Street. La plataforma elegida es el New York Stock Exchange (NYSE), la misma en la que cotizan la red de contactos profesionales LinkedIn y el portal de recomendaciones Yelp. El debut se produciría el jueves con el símbolo TWTR. El primer objetivo es evitar la confusión que hace año y medio creó Facebook con su salida en el Nasdaq.

Los ejecutivos de la red social del pajarito se han dedicado esta semana a presentar los méritos de la operación entre grandes inversores institucionales en Nueva York y Chicago antes de pasar mañana, lunes, por San Francisco, su casa, y el martes por Los Ángeles. La idea es colocar entre 70 millones y 80,5 millones de títulos. La última banda de referencia marca el precio de la acción entre 17 y 20 dólares, con lo que recaudaría inicialmente hasta 1.600 millones de dólares.

Echando cuentas, Twitter vale cerca de 13.000 millones. Es una valoración conservadora, que queda muy lejos de los 18.500 millones con los que se especulaba cuando hizo oficial su intención de salir a Bolsa. Es como si tratara de evitar los mismos errores que llevaron a Facebook a perder la mitad de su valor cuatro meses después del desastroso debut. Ahora la red social creada por Mark Zuckerberg vale un 30% más que en la oferta.

Si se mantienen estos parámetros, Twitter es considerablemente más grande que AOL, con una capitalización bursátil de solo 2.780 millones, y algo menos de la mitad que Yahoo!, teniendo un servicio mucho más simple y limitado. A su favor juega que es una compañía que nació como una plataforma eminentemente móvil, donde ahora se disputa la tarta de la publicidad electrónica.

La valoración total de la compañía ronda los 13.000 millones de dólares

No parece que la OPV de Twitter vaya a causar la misma situación de caos técnico que se vio con Facebook, ni la resaca que sufrió la red social tras su desastroso estreno en mayo de 2012. Los gestores del NYSE ya se encargaron la semana pasada de hacer las pruebas necesarias y en este momento da la impresión de que los pequeños inversores no se lanzarán en tromba a comprar. Cómo se interpreten las cifras de su negocio determinará su rendimiento en el parqué. Que Twitter es un fenómeno mediático global está fuera de discusión. Otra cosa es cómo genera efectivo y su potencial de crecimiento. “Estamos solo arañando la superficie de todo lo que Twitter puede llegar a ser”, señalaba en el vídeo de presentación a los inversores Dick Costolo, su consejero delegado.

Costolo dio una cifra para empezar: de los 2.400 millones de personas conectadas por todo el mundo gracias a Internet, Twitter cuenta con 232 millones de usuarios activos. Equivale a una penetración inferior al 10%. Costolo es el primero en admitir que debe cubrir una brecha entre la gente que tiene acceso indirecto al contenido que genera Twitter y los que usan realmente su servicio.

De hecho, la llegada al parqué no solo le servirá para dotarse de liquidez con la que financiar su expansión; se ve como una ventaja también para mejorar su audiencia. Costolo y el resto de ejecutivos de Twitter juegan en este momento a mantener las expectativas bajas. Es posible que puedan elevar el precio de la oferta, si observan que la demanda es exuberante.

Twitter llega a Wall Street perdiendo dinero; 134 millones de dólares en lo que va de 2013. Es un 89% más que en el mismo periodo de 2012, y sus cuentas podrían estar en rojo hasta al menos 2016. Su director financiero, Mike Gupta, lo atribuye a lo que invirtió en marketing y en I+D. Sin embargo, es rentable cuando la métrica que se usa es el ebitda, descontando intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

“Tenemos margen para ampliar el margen”, asegura Costolo, que cifra en el 70% a largo plazo. Actualmente está en el 65%, 10 puntos por debajo del de Facebook. El de LinkedIn supera el 85%. Del lado de los ingresos, el folleto presentado a los inversores muestra que su crecimiento se modera. Crecieron un 200% entre 2011 y 2012, hasta 317 millones, cuando hace tres años eran solo de 28 millones.

Ha perdido 134 millones este año y podría seguir en rojo hasta 2016

En lo que va de 2013, sin embargo, van por 422 millones, un 106% más que en los primeros seis meses de 2012. Los ingresos del microblog podrían llegar a 628 millones este año, según proyecciones de Bank of America, uno de los bancos que participan en la colocación. Eso significaría duplicar los de 2012. Pero el crecimiento podría reducirse al 54% en 2014 y al 31% en 2015.

El salto al parqué servirá para marcar el primer capítulo de una compañía con solo seis años de vida. Tras la oferta, los inversores originales de Twitter seguirán controlando más de la mitad del capital. Pese a que su negocio parece que madura rápido siendo tan joven, los analistas creen que las actuales tasas de crecimiento son altas y por eso opinan se merece una valoración mayor.

Si es capaz de mantener este ritmo, el año próximo sus ingresos podrían superar los mil millones. Es la mitad de lo que facturó en el tercer trimestre Facebook. Pero como sucede con todas las empresas puntocom, hay muchas preguntas sobre el modelo de negocio de Twitter y, en concreto, sobre la manera en que puede sacar provecho de sus usuarios activos y de mensajes con 140 caracteres.

La expansión de los usuarios activos se fue desacelerando de una manera constante también durante los últimos seis trimestres, de un 103% en el primer trimestre de 2012 a un 39% en el tercero de 2013. Por eso los inversores piden iniciativas específicas para volver a acelerar el crecimiento, pensando en el peso de Google, Facebook, AOL y Yahoo! en el negocio de la publicidad.

De momento, no parece que Twitter esté obteniendo muchos retornos a las inversiones masivas que realiza, de 199 millones en el último trimestre. Pero pese a las más de treinta páginas que dedica a los factores de riesgo, Costolo asegura que tiene margen para crecer, haciendo su plataforma más accesible en los mercados emergentes, con nuevas aplicaciones y productos, mejorando la manera de integrar contenido y atrayendo a personas que generan audiencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS