González: Rajoy, con la recuperación, “recuerda a los brotes verdes”

El expresidente carga contra la complacencia de las instituciones europeas y augura otra crisis financiera

Sobre los espejismos hay docenas de tesis doctorales, poemas mexicanos, una novela del gran Felipe Benítez Reyes y, desde ayer, unas cuantas frases lapidarias del expresidente del Gobierno Felipe González. Preguntado sobre el discurso económico del Gobierno –"hoy la gente se pregunta cuán grande será la recuperación", dijo Mariano Rajoy hace una semana--, González aseguró que la sobredosis de optimismo del Ejecutivo "recuerda mucho a los brotes verdes", popularizados en España por la exministra socialista Elena Salgado. Sobre la frase del ministro Cristóbal Montoro acerca de los sueldos ("los salarios no bajan, moderan su crecimiento"), el expresidente fue tajante: "La perversión del lenguaje está llegando a extremos increíbles".

Felipe González participó anoche en Bruselas en unas jornadas sobre La reinvención de Europa junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, el expresidente de la Comisión Jacques Delors y el expresidentes francés Valéry Giscard d’Estaign. Y sobre la complacencia de las instituciones europeas acerca de la gestión de la crisis tampoco tuvo piedad: “Las instituciones tratan de ser bomberos y arquitectos a la vez. Como bomberos, llegan tarde; y como arquitectos, no son capaces más que de tapar agujeros: no avanzan”. “Estoy seriamente preocupado” por el proyecto europeo, explicó.

La tesis de González es que el origen de la crisis es eminentemente financiero: una “financiarización” de la economía asociada a la globalización, una especie de triunfo por goleada de las finanzas sobre la economía productiva. Y ahí no ha habido ningún tipo de cambio remarcable: “Hemos salvado al sistema financiero, pero no lo hemos corregido: continúa siendo exactamente el mismo. Y ese no es solo un fenómeno europeo: es un fenómeno global”. A pesar de la regulación bancaria que preparan tanto Estados Unidos como la Unión Europea, la semilla de la crisis sigue intacta: “Habrá una nueva crisis financiera”, vaticinó el exdirigente socialista. Esa nueva crisis, además, cogerá a la Unión con el pie cambiado porque el camino elegido, la unión bancaria llamada a superar la fragmentación financiera de la eurozona, no termina de cuajar. “Nadie en Europa es capaz de explicar la unión bancaria. Y así es imposible avanzar. Europa necesita una respuesta clara y en estos momentos la unión bancaria no lo es”.

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS