Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI pide a España que ponga el foco en combatir el elevado paro

“Queremos facilitar un crecimiento que cree empleo”, dice Lagarde

El Fondo cree que la banca, ya saneada, debe ahora facilitar la reactivación

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no tiene una respuesta precisa, ni mucho menos alentadora, para España, sobre qué teclas tocar para reanimar una economía que arrastra un paro de más del 26% y dos recesiones en cinco años. El Gobierno se lleva estos días de Washington unas pocas décimas de aire, después de que el organismo haya revisado levemente al alza la previsión de PIB en su asamblea anual, pero ninguna visión de creación de empleo reseñable a medio plazo. Preguntada por el país, la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, pronunció la obviedad: “En España aún existe una cifra enorme de desempleo, sobre todo en los jóvenes” por lo que “en eso se debe centrar ahora la atención” de las autoridades.

“Queremos facilitar un crecimiento que cree empleo”, señaló Lagarde, aunque no concretó cómo lo hará en Fondo, más allá de celebrar que Bruselas haya concedido al Ejecutivo más tiempo para poner las cuentas públicas en orden y, por tanto, castigar menos el crecimiento. Es algo que el FMI estuvo pidiendo encarecidamente todo el año y Lagarde celebró este jueves “que haya ocurrido”, pero ha podido comprobar que esa prórroga para reducir el déficit no basta, porque, al menos según los cálculos del Fondo, el 25% de la población activa seguirá en paro en 2018 y el número de personas con un trabajo estará el año que viene en el mismo nivel de hace una década.

La receta más específica que hasta ahora han dado los técnicos se puede encontrar en el último informe elaborado por la misión, los hombres de negro, según la denominación acuñada por el ministro Cristóbal Montoro, quienes plantearon que una rebaja salarial del 10% en el plazo de dos años serviría para crear empleo en España, aunque las rebajas de los salarios tanto en términos reales (en poder adquisitivo) desde 2010 como en términos nominales desde 2012, según las estadísticas oficiales, y ese ahorro no se ha convertido más empleo.

Hay un círculo vicioso que impide a la economía española despegar, al margen de sus problemas de estructurales: las exportaciones no bastan para compensar una demanda interna deprimida por la caída de las rentas y del poder adquisitivo y el grifo del crédito no se ha abierto aún para romper esa espiral. Lagarde llamó a los bancos a hacer su trabajo tras alabar la reforma bancaria: “Esperamos haber sido útiles en la reforma del sector bancario, nos complace decir que se ha llevado a cabo de manera exitosa y esto debe servir para que los bancos puedan hacer su labor y contribuir a la recuperación", dijo.

Hay un círculo vicioso que impide a la economía española despegar: las exportaciones no bastan para compensar una demanda interna deprimida

El FMI también había reclamado algo de aire para los países del sur de Europa en su proceso de ajuste de las cuentas públicas con el fin de que Europa saliese de su atonía, pero la recuperación sigue siendo débil tanto en la zona euro como en el conjunto del globo, tras el freno de los emergentes. A la zona euro el FMI le insta a “finalizar la limpieza bancaria” y avanzar en la unión, así como acabar con “las barreras a la creación de emplea”, en referencia a la necesidad de ganar competitividad.

El Fondo se ha cuidado mucho esta vez de mencionar esa “recuperación a tres velocidades” de la que hablaba en la reunión de primavera, porque la primera, la de las economías en desarrollo, ha perdido fuelle.

La reactivación languidece y si en abril la tesis era la de las tres velocidades, el FMI ha optado ahora por otro concepto “una gran transición”, plagada, eso sí, de incertidumbre. Además, la crisis política para elevar el techo de la deuda estadounidense tampoco “ayudan ni a la economía estadounidense ni a la de los países del exterior”, dijo la máxima responsable del FMI.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, advirtió a las potencias emergentes que tienen unos “dos o tres meses de plazo” para acometer unas reformas estructurales que les permitan estar preparados afrontar la pérdidas de entrada de capitales y el principio del fin de la política monetaria expansiva.

España, un país "atractivo para invertir"

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se mostró confiada en que España iba a ser capaz de dar la vuelta a la situación en un debate organizado por la CNN, en el que también participó el ministro de Economía español Luis de Guindos. “Las exportaciones están mejorando y sus costes laborales también están bajando, con lo que lo hace [un país] atractivo para invertir", valoró. Lagarde había dicho que la disciplina fiscal y el crecimiento no eran incompatibles, como estaba demostrando el caso irlandés. Guindos admitió que la economía en España necesita crecer en los próximos años a un ritmo del 2% o 3% “para tener un impacto real en la creación de empleo”. Añadió que España había salido técnicamente de la recesión técnicamente, "pero no de la crisis".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información