Schäuble minimiza la aportación alemana a los planes de rescate en plena campaña

El ministro de Finanzas no incluye 27.200 millones en un informe de compromisos con la UE Angela Merkel reitera su rechazo a una nueva quita de la deuda griega

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en el Bundestag.
El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en el Bundestag.EFE

¿Fue un error o una interesada omisión para no inquietar a los contribuyentes alemanes con nuevas malas noticias relacionadas con la responsabilidad de Alemania en la crisis del euro? Primero los hechos. Hace una semana, el ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble, hizo llegar a la comisión del presupuesto del Bundestag un informe donde detallaba la responsabilidad alemana en los programas de rescate.

El documento señala que Alemania se ha comprometido con 95.300 millones de euros con los dos fondos de rescate que actualmente están vigentes en la zona euro para hacer frente a nuevas crisis, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) y el Mecanismo de Estabilidad Financiera (EMS). Pero el ministro cometió un pequeño pecado que este viernes fue denunciado por el influyente periódico conservador Frankfurter Allgeimene Zeitung (FAZ), que acusa al ministro de ofrecer cifras que no “reflejan toda la verdad”.

Según el FAZ, el ministro olvidó incluir en su informe el compromiso alemán con el llamado Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (EFSM), que está dotado con un fondo de 60.000 millones de euros. El porcentaje alemán en este fondo es de un 20%, es decir, 12.000 millones. Schäuble tampoco hizo mención a los créditos bilaterales alemanes a Grecia que ya ascienden a 15.200 millones de euros.

Más información

En total, las obligaciones alemanas ascienden a 122.000 millones de euros y no a 95.300 millones como señalaba el informe enviado por Schäuble a la comisión de presupuestos del Bundestag. Aún no está claro si la omisión fue un error involuntario del ministro, o bien obedeció a un interesado interés del Gobierno de ocultar sus millonarios compromisos con los fondos de rescate, para no alarmar a los electores, cuando solo faltan cinco semanas para la crucial cita electoral.

Para ganar las elecciones, la canciller Angela Merkel y sus asesores decidieron, en el polémico capítulo “crisis del euro”, evitar cualquier controversia en torno a los compromisos alemanes en la ayuda a los países en crisis y prácticamente silenciaron los debates en torno al futuro de la zona euro y la posibilidad de negociar nuevos paquetes de rescate para los países que tienen problemas financieros como Grecia.

A pesar del interesado silencio del Gobierno, la opinión pública quedó confrontada hace un par de semanas, por la posibilidad de que las autoridades europeas tengan que negociar un nuevo paquete de rescate para Grecia, a más tardar, a comienzos de 2014, según reveló un informe confidencial del Bundesbank dirigido al Ministerio de Finanzas germano y al Fondo Monetario Internacional.

También existe el riesgo de que Bruselas se vea obligada a negociar una nueva quita de la deuda griega, una posibilidad que ha sido calificada como “inevitable” por Jörg Rocholl, miembro del Consejo Científico Asesor del Ministerio de Finanzas. La quita debería abarcar la mitad de la actual deuda griega”, señala el economista, citado por el FAZ. Esto podría significar una perdida para Alemania de decenas de miles de millones.

Una posibilidad que ha descartado este viernes Merkel, al reiterar su rechazo a una nueva quita de la deuda griega y expresó su extrañeza por la "despreocupación" con que se habla de esa posibilidad. "Un paso así generaría intranquilidad en otras partes de Europa", ha apuntado la canciller en declaraciones al FAZ.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción