Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creación de la CNMC supondrá un ahorro de 28 millones

El ahorro de costes podría llevar a rebajar las tasas a los operadores de los mercados

La integración de todos los reguladores supondrá el despido de algunos trabajadores

El nuevo superregulador que prepara el Gobierno, la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), supondrá un ahorro de 28 millones de euros, según han reconocido este jueves por la mañana fuentes del Ministerio de Economía. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el miércoles la Ley 3/2013 que regula la creación del nuevo organismo que unificará en uno solo a la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), y los supervisores sectoriales como la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y la de Telecomunicaciones (CMT) entre otros.

El Gobierno acomete la creación del nuevo superregulador a instancias de Bruselas. “Se trata de una reforma de integración de organismos pero que no cambiará los plazos ni los métodos de actuación de las actuaciones e investigaciones de los actuales reguladores”, aclaran fuentes de Economía, que precisan que la nueva institución estará en pleno funcionamiento dentro de cuatro meses.

La integración de los reguladores y competencia en un único organismo supondrá el despido de varios trabajadores. “La racionalización en el ámbito de los servicios horizontales es previsible”, admiten fuentes del Ministerio de Economía.

Actualmente existen 50 consejeros de todos los supervisores y reguladores del mercado pero con la integración se creará una única comisión compuesta por 10 consejeros elegidos por el parlamento a propuesta del ministro de Economía. Entre esta decena de cargos habrá un presidente con voto de calidad y un vicepresidente. Todos tendrán un mandato de seis años, aunque inicialmente se repartirá su duración para que en el futuro la renovación de la comisión sea escalonada.

La comisión al completo constituirá el pleno del organismo que decidirá sobre los asuntos más relevantes o sobre aquellos que provoquen disparidad de opiniones. A su vez el pleno se dividirá en dos comisiones, de cinco miembros cada una, la de competencia y la de regulación.

Los consejeros serán personas de reconocido prestigio y con una preparación técnica demostrada. Su cargo se desempeñará tanto en el ámbito de la regulación como en el de la competencia. La Ley 3/2013 prevé que se cree un procedimiento de rotación para que los consejeros cambien sus puestos entre las dos comisiones (la de regulación y la de competencia).

El ahorro de costes provocado por la integración de todos los supervisores en uno solo podría suponer una rebaja en las tasas que pagan los operadores del mercado. “Si se producen ahorros significativos se reflejará en la contabilidad analítica y se podrán realizar modificaciones en las tasas”, avanzan fuentes de Economía. Bruselas establece que los costes de la regulación de los determinados sectores del mercado (Energía, Telecomunicaciones, Transportes) lo pagarán los operadores del sector mediante las tasas.