Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mala compra por unanimidad

El Consejo respaldó la inversión en el banco, en la que se perdieron 150 millones

Una sucursal el banco City National Bank of Florida
Una sucursal el banco City National Bank of Florida EFE

La compra del National City Bank of Florida fue una mala inversión, decidida por unanimidad por todo el consejo de Administración de Caja Madrid. Aunque Bankia se apuntó plusvalías de 180 millones en el momento de la venta, el pasado 24 de mayo, en realidad el resultado económico de la operación fue de pérdidas de unos 150 millones de euros.

El entonces presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, acordó en abril de 2008 la adquisición por 1.118 millones de dólares. Inicialmente, compró el 83% de las acciones, una inversión que contabilizó de acuerdo con el tipo de cambio de entonces en 605 millones de euros, según consta en la respuesta de Caja Madrid a un requerimiento efectuado por la Comisión Nacional del Mercado de valores. En la primera mitad de 2010, ya con Rodrigo Rato como presidente, Caja Madrid inyectó otros 100 millones de dólares en la entidad y compró el 17% restante, destinando a esas dos operaciones el equivalente a 228 millones de euros, según consta en el folleto de la salida a Bolsa de Bankia.

En total, por tanto, Caja Madrid compró el banco por 833 millones de euros y hace dos semanas lo vendió al Banco de Crédito e Inversiones chileno por 882,8 millones de dólares (el equivalente a 683 millones de euros), lo que supone una pérdida del 18%. Pero como Bankia había hecho saneamientos muy superiores, al final se apunta contablemente unas plusvalías netas de 180 millones.

La inversión ha sido mala, pero no ruinosa, pese a realizarse en mal momento. El juez Elipidio Silva, en el auto por el que envió por primera vez a Blesa a prisión, alegaba no comprender por qué adquiría el banco entonces: “Por expresarlo muy gráficamente, en medio de una tempestad, no existe banco que, a todas luces, tenga que aguantar; ni, ante la presencia de un tsunami, existe mejor o peor tumbona para pasar la tarde tomando el sol”, era el peculiar argumento jurídico del juez. Caja Madrid compró el National City en 2008. También en Estados Unidos, en 2007, el BBVA compró Compass y el Popular, Totalbank; en 2008, el Santander se hizo con el 100% del Sovereign. El Sabadell realizó compras en Florida en 2007, 2008 y 2009. El resultado de es dispar. Santander y BBVA, por ejemplo, han reconocido en sus cuentas pérdidas por deterioro de sus inversiones en EE UU mayores a las de Bankia en el banco de Florida, aunque por operaciones también mucho mayores.

La compra del National City se decidió por unanimidad del consejo de administración de Caja Madrid, tras una revisión financiera y fiscal realizada por KPMG. No se contó con un informe de experto independiente, pese a las críticas al respecto de algún consejero. La operación fue autorizada por el Banco de España y la Reserva Federal de EE UU. En su examen, el supervisor estadounidense consideró que Caja Madrid contaba con la liquidez necesaria.

Todos los consejeros aprobaron la operación, pero solo Blesa ha sido imputado por el juez. Los argumentos que apuntaban a que la inversión como tal pudiera ser delictiva no parecen tener mucho recorrido. Por eso, el juez parece estar ahora centrando su investigación en el modo en que se aprobó la operación, en particular en si Blesa actuó en fraude de ley al fraccionar la compra para eludir el control de la Comunidad de Madrid, o en si se benefició a título particular, aunque en el auto del juez no hay ningún indicio en ese último sentido.

El City National de Florida está considerado en el sistema financiero de EE UU como banco local, lo que se conoce como un community bank. La entidad de Miami Beach cerró el primer trimestre con activos por valor de 4.730 millones de dólares, gestiona un total de 26 sucursales en Florida y da empleo a 445 personas. En el momento en el que Caja Madrid entró en su capital hace cinco años, el banco contaba con 2.816 millones de dólares en activos. Aunque ahora es más grande, mantiene su estructura.

El City National de Florida pasó por su peor momento en 2010, ejercicio que cerró con fuertes pérdidas. El pasado, sin embargo, logró un beneficio próximo a los 155 millones gracias en gran parte a un crédito fiscal.

La operación, en cualquier caso, fue arriesgada porque Florida fue uno de los estados más castigados por el desplome del mercado inmobiliario y la recesión económica. La entidad asegura ejercer una banca “práctica” y “prudente”, e insiste en que está “en el mejor momento de su historia”.

Más información