El índice con el que se actualizarán los precios públicos en 2014 baja un 0,1%

El INE confirma que la inflación se frena al 1,4% en abril, la menor tasa anual en tres años Bienes y servicios que explican un tercio del IPC reflejan ya caídas de precios respecto a 2012

La acusada caída de los precios energéticos enfrió la inflación en abril hasta el 1,4%, la menor tasa anual en tres años. El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este miércoles el frenazo. Además, la inflación subyacente —que descuenta precisamente productos energéticos y alimentos frescos—, se quedó en el 1,9%: no estaba por encima del índice general desde 2009. Y ambos índices, medidos a impuestos constantes, reflejan tasas negativas por primera vez desde que se calculan así.

La inflación subyacente a impuestos constantes ha cobrado relevancia desde que el Gobierno informara a Bruselas de que pretende usarlo para sustituir al IPC en la revisión automática de precios públicos o regulados a partir de 2014. El cálculo a impuestos constantes, que el INE incorporó en septiembre pasado, supone estimar cómo se habrían comportado los precios si se eliminara el impacto que tienen las subidas de impuestos indirectos. Además, da por hecho que los empresarios repercuten en los precios toda la subida de impuestos, lo que no suele ocurrir. El resultado es que, en años como este, en el que se subió el IVA, el índice a impuestos constantes refleja variaciones anuales mucho más bajas.

El coste de los fármacos para los pacientes sube el 50% por las medidas del Gobierno de Rajoy

De aplicarse ahora, el uso del nuevo índice implicaría bajar los precios públicos. Fuentes del Ministerio de Economía precisaron que la norma que amparará este cambio (bautizada como Ley de Desindexación) está todavía en elaboración, y tampoco comentaron la posibilidad de que el uso de este índice lleve a una inédita bajada de precios públicos.

El frenazo de la inflación refleja también la enorme debilidad del consumo. Aún con el alza del IVA,  bienes y servicios que explican un tercio del IPC están en tasas anuales negativas. En 2009, cuando el índice general enlazó ocho meses en retroceso, esa proporción llegó al 45%. Pero, según el Instituto Flores de Lemus, el porcentaje sería similar ahora si se descontase el efecto real del alza del IVA y otros incrementos inducidos por el Gobierno (copago farmacéutico o tasas universitarias).

Esas decisiones son las que explican que el incremento anual de medicamentos y otros productos farmacéuticos ronde el 50%, o que la enseñanza superior se haya encarecido un 24,5% en el último año. En el otro extremo destacan la caída de los servicios telefónicos (por la competencia en las ofertas entre compañías), o en automóviles (por las ayudas a la compra de vehículos).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS