Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín pide una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral en España

Schäuble rechaza medidas del BCE para impulsar el crédito a las pymes

Berlín se suma a Bruselas y espera que el Gobierno de Mariano Rajoy de otra vuelta de tuerca a la reforma laboral, según Der Spiegel. La Comisión Europea reclama que España reduzca el coste del despido improcedente, en la última reforma se bajó hasta los 33 días por año trabajado con un límite de 24 mensualidades, una rebaja sustancial respecto al anterior (45 días con un tope de 42 meses). Para Berlín, se trata de “superar la rigidez” del mercado laboral.

El Gobierno todavía no se ha expresado con claridad respecto a esta demanda. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha rechazado una nueva reforma laboral más de una vez y, además, ha precisado que no está en sus planes tocar otra la legislación sobre el despido. No obstante, la última voz del Ejecutivo sobre este asunto ha sido la de Luis de Guindos, que ya hace algunas semanas, habló de "cambios cosméticos".

Sobre la reforma laboral, el Gobierno se ha comprometido en el Plan Nacional de Reformas que envió a Bruselas a finales de abril a encargar una evaluación independiente. No obstante, sus valoraciones públicas sobre el texto aprobado en febrero de 2012 siempre son positivas e, incluso, defienden -junto a otras voces como el BBVA- que gracias a ella se ha destruido menos empleo del que se habría destruido en esta recesión de no estar en vigor.

Las exigencias de Berlín sobre nuevas reformas en el mercado de trabajo no se quedan en Madrid. Merkel también reclama cambios del mismo tenor en Grecia, Portugal e Italia. Precisamente en este último país es donde, según el semanario alemán, Merkel ve más margen para "flexibilizar" más el mercado laboral.

Junto a los cambios de la normativa laboral en casi todos los países afectados por la crisis del euro (excepción hecha de Irlanda), la

Además, el semanario informa de que Merkel rechaza que el Banco Central Europeo (BCE) ponga en marcha un plan para que el crédito llegue a pequeñas y medianas empresas, tal y como ha sugerido el presidente del BCE, Mario Draghi.