Los sindicatos piden más tiempo para los convenios laborales en debate

CC OO y UGT proponen que los pactos sigan en vigor hasta renovarse La reforma laboral acabó con la prórroga indefinida y la limita a un año una vez caducados

Manifestación por el Día del Trabajador en Madrid.
Manifestación por el Día del Trabajador en Madrid.LUIS SEVILLANO

El 7 de julio casi tres millones de asalariados pueden perder el convenio que regula ahora su sueldo, su horario, su categoría laboral o su régimen disciplinario. Sindicatos y empresario negocian contrarreloj para evitarlo. Pero en todos los casos, unos 1.800 convenios, no será posible. Para evitar la pérdida, los sindicatos exigen a la patronal que, al menos, los convenios estén vigentes hasta su renovación si las negociaciones discurren por cauces normales, es decir, si ninguna de las dos partes decide obstruir las conversaciones para sacar provecho.

La reforma laboral acabó con la prórroga indefinida de los convenios hasta que se pactaba uno nuevo. La limitó a un año una vez caducado. Y dio un plazo de 12 meses desde que se publicó en el BOE, el 7 de julio de 2012, para renovar los convenios que se negociaban entonces. Si llegado ese momento, dentro de dos meses, no se rubrica uno nuevo, trabajadores y empresarios pasan a regirse por el pacto de ámbito superior (si desaparece un convenio de empresa, el nuevo marco será el del sector; y si no lo hay, el suelo será el Estatuto de los Trabajadores). Este complicado proceso, donde se produzca, se traducirá en un deterioro de las condiciones laborales: los convenios colectivos tienden a mejorar la ley y los pactos de empresa, lo que recogen los convenios sectoriales.

Los sindicatos exigen al menos un año más, la patronal rechaza una ampliación general

Para evitar que se inicie este proceso, los sindicatos reclamaron a la patronal en abril ampliar el plazo otro año. La CEOE lo rechazó. Su presidente habló de dar seis meses, aunque en la mesa de negociación nunca se ha concretado este plazo. Así las cosas, UGT y CC OO, explican sus responsables de Acción Sindical, mantienen su posición inicial, aunque formulan una alternativa: mantener vigentes los convenios mientras se negocian y, si se comprueba que las conversaciones llegan a un punto muerto, acudir a una mediación. La patronal no ve mal esta propuesta, explica José de la Cavada, director de Relaciones Laborales. Pero, a cambio, exige que los convenios “sean más flexibles, sobre todo en horarios”. “Como hemos pactado en 2012, que no se está desarrollando”, pide la CEOE.

No es este el único punto sobre el que se habla en la mesa. Sindicatos y patronal se han puesto de acuerdo para medir la dimensión del problema. Ambas partes calculan que hay unos 1.800 convenios pendientes, de los que unos 600 proceden del sector público (Ayuntamientos, empresas públicas). El resto afectarían a unos 3,3 millones de trabajadores. Aunque CEOE y UGT advierten de que la cifra puede ser menor. De la Cavada habla de 50 convenios ya desaparecidos (por el cese de la empresa) y otros 77 por publicar que restarían unos 600.000 trabajadores. Toni Ferrer, de UGT, defiende que la cifra también puede bajar por los convenios en los que la prórroga indefinida está recogida en el texto y apunta que han reclamado la implicación de Empleo remitiéndole una carta para que facilite datos fiables y detallados.

A pesar de que las posiciones parecen cercanas, los sindicatos no están dispuestos a relajarse. En el Primero de Mayo este tema tuvo un hueco importante y Ramón Górriz, de CC OO, advierte de que este mes ellos están dispuestos a promover movilizaciones. “La negociación colectiva no puede decaer”, reivindica, “hay muchos sectores y grandes empresas donde ya se ha pactado: construcción, derivados del cemento, EADS... Pero hay otros donde la situación está bloqueada, y es casualmente donde no hay competencia internacional: hostelería, comercio o pequeñas empresas”.

“A nosotros no nos interesa volar nada”, defiende De la Cavada, de la CEOE, “aunque hay alguno que sí juega a eso”, admite, en referencia a algún sector de su organización.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS