El plazo de pago del Estado a los proveedores se duplica en 2012

La Administración central tarda 78 días en liquidar sus facturas de gasto corriente a final de 2012

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.Bernardo Pérez

Existe una creciente preocupación en Bruselas por la dificultad que tienen las pequeñas empresas (pymes) y autónomos para financiarse. La Comisión Europea considera que sin créditos resultará complicado reactivar la actividad económica. Por eso, aparte de azuzar a los Gobiernos para que establezcan mecanismos para facilitar la financiación a pymes y emprendedores, la Comisión quiere que la morosidad de las Administraciones públicas se reduzca al mínimo y no sea un lastre para la recuperación económica. Y, aun así, el Estado duplicó durante el año pasado el plazo medio de pago de sus facturas de gastos corrientes (los necesarios para su funcionamiento ordinario).

En las últimas semanas se han escuchado desde el Gobierno voces dirigidas hacía comunidades autónomas y Ayuntamientos para que reduzcan al mínimo el periodo de pago a proveedores. “Las Administraciones públicas tendrán que pagar las facturas a sus proveedores en un plazo máximo de 30 días”, señaló el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate sobre el estado de la nación, celebrado el pasado febrero. De hecho, el 16 de marzo entró en vigor una directiva europea que limita la morosidad en las Administraciones públicas a 30 días y fija un tipo del 8% para los intereses de demora.

El plazo para abonar el gasto en inversiones se sitúa, de promedio, en unos 30 días

“En España las Administraciones van a pagar a proveedores a 30 días y, el que no sea capaz de hacerlo, para eso está el Estado, para suplirle en eso. Hay que acabar con este problema. Con una situación así no vamos a acabar con medias tintas”, señaló el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a principios de año. El ministro amenazaba, además, al resto de Administraciones con retirarles parte de su participación en los ingresos del Estado para hacer frente al pago de facturas atrasadas. Lo que no dijo el titular de Hacienda es que los plazos se alargan.

El Informe sobre cumplimiento de plazos de pago, difundido por Hacienda la semana pasada, revela que la Administración General del Estado (AGE) duplicó el periodo de pago de sus facturas de gastos corrientes —capítulo 2 de los Presupuestos—. Ha pasado de los 38 días de media que tardaba en pagar a finales de 2011 a los 59,94 días en que dilata el pago a finales de 2102.

Más morosos en las CC AA

No existen datos oficiales sobre el tiempo que se toman las comunidades autónomas y los Ayuntamientos en pagar las facturas a sus proveedores, pero los extraoficiales, desde luego, les dejan en peor posición que a la Administración central. Según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Cataluña, con un promedio de 153 días, y la Comunidad Valenciana (152 días) son las regiones que abonan en plazos más largos a los autónomos. El informe, de febrero de 2013, no solo recoge los datos de los Gobiernos regionales de estos territorios, sino que engloba en la media a las Diputaciones, los Ayuntamientos y las empresas públicas. Los de La Rioja (49 días), Navarra (44) y País Vasco (43) son los que tardan menos. En global, según ATA, las Administraciones adeudan unos 4.811 millones de euros a los autónomos. La morosidad del Estado ha sido uno de los elementos más denunciados por las pequeñas y medianas empresas desde que comenzó la crisis. Lo difícil del problema llevó al Ejecutivo a poner en marcha un plan de pago a proveedores que consistía en una línea de crédito a las comunidades que va a tener que reeditar este año. En concreto, el nuevo programa dispondrá de un presupuesto de 2.500 millones de euros que las Administraciones autónomas pueden tomar prestado para abonar deudas que no se incluyeron en el anterior plan puesto en marcha por el Gobierno a principios del año pasado. El plan anterior contaba con una línea de crédito de hasta 17.000 millones. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defiende que las comunidades “no se pueden financiar a costa de no pagar a los proveedores”.

“El periodo medio de pago del cuarto trimestre de 2012 de las operaciones analizadas en gastos corrientes en bienes y servicios se sitúa en unos 60 días y el periodo medio de pago para las inversiones es de 35 días”, señala el documento. Sin embargo, el Estado mantiene constante el plazo medio de pago de las inversiones en torno a 30 días. El informe sobre plazos de pago de la Administración es elaborado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) de forma trimestral desde 2010. El documento analiza en total 35.272 operaciones abonadas por el Estado en el cuarto trimestre de 2012 por un importe de 1.865.397.000 euros, lo que arroja un periodo medio de pago de 41 días, frente a los 34 días en los que se pagaba el ejercicio anterior.

El informe de la IGAE también recoge las facturas pendientes de liquidar a finales del ejercicio pasado: En total quedaban por pagar 5.297 operaciones por importe de 554 millones de euros.

La mayoría de estas facturas fueron liquidadas en menos de 30 días. Pero 736 operaciones por importe de 53,2 millones han rebasado el periodo legal de pago en 131 días, explica la IGAE. Esto eleva el plazo de pago de las facturas pendientes de pago del último trimestre a 77,99 días, frente a los 28,57 días en que se tardó en pagar las facturas pendientes de pago en el último trimestre de 2011.

Fuentes del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas precisan que la mayoría de estas facturas pendientes (637 operaciones, por importe de 51,3 millones) fueron pagadas antes del 4 de marzo de 2013. El resto, 99 facturas por 1,9 millones, aún están a la espera de recibir la orden de pago, “por motivos como la falta de datos bancarios o la existencia de incidencias tales como embargos o de compensaciones tributarias”. Entre las facturas varadas en la Administración, el periodo de pago se multiplica hasta los 130 días de media, frente a los 68 días del año precedente.

Aún quedan 99 operaciones de 2012 pendientes de pago, por 1,9 millones

Entre las facturas de gastos corrientes (arrendamientos, reparaciones, material, suministros, comunicaciones, transportes...) impagadas a 31 de diciembre, el ministerio que más tarda en pagar es el de Administraciones Públicas (1.153 días, más de tres años de dilación) y el de Cultura (1.153 días), pero esta situación es una anomalía porque se trata de una o dos facturas retenidas por error u omisión o por un incidente con terceros por embargos de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y otras entidades públicas.

Aparte de esta incidencia, el Ministerio de Fomento es el que más se demora en liquidar sus deudas con proveedores. Requiere una media de 156 días (cinco meses) para finiquitar sus facturas.

Respecto a las facturas de gastos corrientes pendientes de pago a final de año, el Ministerio de Interior es el departamento que acumula más operaciones (998) con retraso en el pago (104 días). Le sigue el Ministerio de Defensa, con 420 facturas pendientes de pago a 31 de diciembre, que tardaron en pagarse 32 días.

 

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS