Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España refuerza el control de sueldos y blanqueo de capitales

Linde reforma la estructura de supervisión para adaptarse al MoU y a la unión bancaria

El organismo controlará directamente el banco malo

El gobernador del Banco de España, Luis Linde
El gobernador del Banco de España, Luis Linde REUTERS

Nueve meses después de la llegada del nuevo gobernador del Banco de España, Luis Linde, se ha presentado la nueva estructura de supervisión. El esquema presentado este jueves incluye la creación de otra división para reforzar “la supervisión del blanqueo de capitales, la remuneración de altos cargos y la comercialización de productos financieros por las entidades de crédito a sus clientes (siempre y cuando no corresponda a la CNMV)”, según el comunicado oficial.

Con este refuerzo, el Banco de España pone el acento en los temas más polémicos y que están generando más contestación social. Este movimiento llega después de que los inspectores hubieran denunciado que el anterior equipo gestor “miraba para otro lado ante los indicios de delito”.

El nuevo grupo de inspección, el cuarto, tendrá un área de dedicación exclusiva para el banco malo, como obligó el Memorando de Entendimiento. Los cambios son una adaptación a la normativa impuesta por la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI) y se prepara para la futura supervisión única bancaria, prevista para 2014.

El supervisor pone el acento en los temas sociales más polémicos. La reforma llega tras las quejas de los inspectores

La nueva división se compone de “los grupos operativos especializados anteriormente adscritos a la Dirección General Adjunta de Supervisión (riesgo de crédito y operacional; mercado, liquidez y custodia; análisis a distancia e innovación tecnológica), que continuarán prestando funciones transversales de apoyo”. Además, se agrupan los bancos de antiguas cajas en un grupo, el Santander y BBVA en el segundo, y el resto del sector en el tercero.

"La nueva estructura de la DGS del Banco de España supone un primer paso de adaptación a la nueva situación creada en el sistema bancario español y al proceso de puesta en marcha del Mecanismo Unico de Supervisión europeo que, previsiblemente, exigirá nuevos cambios a medida que el Supervisor Unico Europeo desarrolle y consolide sus funciones", explica el organismo liderado por Linde.