Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS CHIPRE RUSIA

Rusia sigue sin aclarar su participación en el rescate de Chipre

Varias personas hacen cola ante el cajero automático de una sucursal cerrada del Banco de Laiki en Nicosia (Chipre) hoy. Ampliar foto
Varias personas hacen cola ante el cajero automático de una sucursal cerrada del Banco de Laiki en Nicosia (Chipre) hoy. EFE

La segunda ronda de negociaciones entre Rusia y Chipre sobre la participación de Moscú en el rescate de la isla concluyó hoy sin resultados aún después de que Nicosia dejara claro que no renunciará a negociar con los rusos pese a la oposición de la UE.

Moscú parece haber abierto un paréntesis en sus consultas bilaterales con Chipre a la espera de que se concreten los nuevos detalles del rescate que se negocia a toda prisa en Bruselas y Nicosia.

Con el Gobierno chipriota apurando un plan alternativo para recaudar los 5.800 millones de euros que le exige la UE para aportar otros 10.000 millones al rescate, el ministro de Finanzas del pequeño país europeo, Mijalis Sarris, apenas ha dado señales de vida durante su segunda jornada en la capital rusa.

Sarris llegó la víspera a Moscú para pedir una prórroga del crédito de 2.500 millones de euros que otorgó Rusia a Chipre en 2011 y también para sondear el interés de las empresas y el Estado rusos en la compra de activos estatales chipriotas, una alternativa para inyectar liquidez a las agotadas arcas de la isla.

Chipre juega sus cartas en Nicosia, Bruselas y Moscú, mientras Rusia y la Comisión Europea, cuya delegación está encabezada por su presidente, José Manuel Durao Barroso, se reúnen hoy y mañana en la capital rusa para tratar su propia agenda, desdibujada por la crisis del país mediterráneo de fondo.

Bruselas apremia para que Chipre presente cuanto antes una solución que despeje el fantasma de la bancarrota de su sistema financiero, pero el país mediterráneo no acierta a dar con la tecla que deje a todo el mundo contento, entre ellos las empresas y ciudadanos rusos que tienen sus cuentas en la isla.

El miedo a espantar a los inversores y magnates rusos que durante años han hecho florecer con su dinero el opaco sistema bancario chipriota es lo que, en opinión de muchos expertos, ha provocado el rechazo de algunos sectores en Chipre a gravar con un impuesto extraordinario los depósitos bancarios.

Tras una primera jornada de negociaciones ruso-chipriotas sin resultados, en la que Sarris se reunió con su homólogo ruso, Antón Siluánov, y con el viceprimer ministro, Ígor Shuválov, Moscú tampoco aclaró hoy su participación en el rescate a la isla.

Mientras el Gobierno ruso dejaba claro a primera hora de la mañana que el primer ministro, Dmitri Medvédev, no se iba a reunir con Sarris, Siluánov sugería que posiblemente se entrevistaría con su colega chipriota a lo largo de la jornada.

"Creo que aún nos veremos hoy con él", dijo el titular de Finanzas ruso a los periodistas.

El Gobierno ruso quiere que la UE tenga en cuenta los intereses rusos a la hora de negociar el rescate a la isla, como dejó claro Medvédev durante la conferencia "Rusia-UE: posibilidades de cooperación" celebrada hoy en la capital rusa en las horas previas al arranque de las consultas entre Moscú y Bruselas.

En Bruselas, no obstante, no están por la labor y así se lo han trasladado al país mediterráneo.

La Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, han dado un ultimátum a Chipre: cualquier plan alternativo debe salvaguardar la sostenibilidad de su deuda, por lo que no ven con buenos ojos que Rusia conceda nuevos préstamos a Nicosia.

También la canciller alemana, Angela Merkel, en una alusión indirecta a las reuniones que se están celebrando en Moscú, recordó al primer ministro de Chipre, Nikos Anastasiadis, que debe negociar las condiciones del rescate sólo con la troika formada por la CE, el BCE y el Fondo Monetario Internacional.

Desde Moscú, el titular de Finanzas chipriota defendió el derecho de su país a negociar con Rusia su participación en el rescate del sistema financiero de Chipre.

En una entrevista telefónica con el canal de televisión pública chipriota, Sarris opinó que las decisiones tomadas la pasada semana por el Eurogrupo llevaban al país "al desastre", por lo que Bruselas "no tiene derecho a impedir" a Nicosia que solicite "ayuda de otras partes".

El ministro de Finanzas de la isla descartó un nuevo préstamo de Rusia, pero indicó que la ayuda puede plasmarse por medio de inversiones en el sector bancario, energético o en el Fondo de Inversión Solidario, propuesto hoy por el Gobierno de Chipre como modo de recaudar fondos para el rescate.

Arturo Escarda