Goirigolzarri cree que Rato negaba la realidad en Bankia

Guindos llamó al presidente de la entidad para convencerle

Goirigolzarri, llegando ayer a la Audiencia Nacional.
Goirigolzarri, llegando ayer a la Audiencia Nacional.BERNARDO PÉREZ

José Ignacio Goirigolzarri asumió la presidencia de Bankia como una responsabilidad personal “porque era un proyecto decisivo para la economía española”. Así lo ha dicho en la Audiencia Nacional, donde ha estado dos horas y 45 minutos declarando como testigo. Se marchó en su coche en dirección contraria por las fuertes protestas de los afectados por las preferentes. Goirigolzarri ha explicado que necesitaba contar con la máxima libertad para hacer los planes y formar los equipos. “Porque no me debo a nadie”, dijo según fuentes jurídicas. Hizo tabla rasa al llegar a Bankia el 9 de mayo porque “seguir negando la realidad no llevaba a ningún lado”. “No se puede ir detrás de la curva. Hicimos un ejercicio de realismo que hoy ya nadie cuestiona”, añadió en referencia a los polémicos 19.000 millones de capital que reclamó al llegar al cargo. Para el plan, dijo, “se partió de cero para lograr el visto bueno del auditor”, el verdadero problema de Bankia. De hecho, Goirigolzarri no consideró en absoluto los planes de Rato ni los requerimientos del Banco de España.

Como ha recordado, su plan fue aprobado, con pequeñas modificaciones, por la troika, “que es el que supervisa la entidad”.

Fuentes jurídicas comentaron que el abogado de UPyD, Andrés Herzog, insistió en cuándo y quién le llamó para aceptar el cargo. Goirigolzarri explicó que tuvo una primera llamada a principios de mayo “para ser consejero delegado”, puesto que rechazó. Era el segundo intento de Rato, el otro fue antes de la salida a Bolsa. Después, el 7 de mayo, el día de la dimisión de Rato, este le telefonea para que le sustituya. Goirigolzarri no le comunica su decisión inmediatamente. Poco después, recibe otra llamada de Luis de Guindos para convencerle. Tras consultar con su mujer, dijo Goirigolzarri, se puso otra vez en contacto con el ministro y le confirmó que aceptaba. No preguntó por la opinión del Banco de España, ni de las cajas, afirmó.

Sobre los problemas de la filial inmobiliaria Habitat, negó descuadres de cuentas, pero si “operaciones que no cumplen con la ortodoxia bancaria”.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50