Guindos replica a Ordóñez: “Se hizo en seis meses lo que no se hizo en tres años”

El ministro defiende que la situación de la banca "no tiene nada que ver con la de hace un año"

El ministro Guindos, en la reunión del G20 de Moscú.
El ministro Guindos, en la reunión del G20 de Moscú.YURI KOCHETKOV (EFE)

El titular de Economía, Luis de Guindos, que participa en Moscú en la reunión ministerial de G20, se ha negado este viernes a comentar las declaraciones de Miguel Ángel Fernández Ordónez, pero ha considerado necesario subrayar al respecto que "se tuvo que hacer en seis meses lo que no se hizo en tres años". El exgobernador del Banco de España acusó este jueves a Guindos de tener la reponsabilidad por la pérdida que hubo del control de Bankia en sus declaraciones en la Audiencia Nacional.

Guindos ha asegurado que la situación hoy "no tiene nada que ver con la de hace un año", cuando existían "dudas sobre lo que era el sistema financiero español". Este, según el ministro, "ha llevado a cabo un proceso de transparencia" como "no la ha hecho ningún sistema financiero europeo". "Tenemos un sistema financiero mucho más solido, mucho más solvente que el que teníamos hace un año y esa es una de las bases de la esperanza de la recuperación de la economía española", ha subrayado.

El ministro de Economía ha negado que se estuviera desarrollando una guerra de divisas y ha señalado que el término le parece "absolutamente exagerado y fuera de lugar". "Si miramos la evolución del euro", ha explicado, "no supone ni una sobravaloración ni una infravaloración importante con repecto a la media que hemos tenido en los últimos años", aunque sí es cierto que desde el mes de agosto se ha producido "una apreciación del tipo efectivo de cambio nominal del euro de cerca del 4%, y eso es lo que de algún modo ha encendido la luz ámbar en determinados entornos".

Más información
Ordóñez dice que perdió el control de Bankia por la intervención de Guindos
La banca española reduce su dependencia del BCE
La austeridad sumerge a la Unión Europea en la recesión
Tensión entre el G-7 por su comunicado contra la guerra de divisas

Sin embargo, esta apreciación, según Guindos, tiene que ver con la vuelta de la confianza con repecto a la eurozona, donde todos los indicadores de tensión financiera se han ido reduciendo. De lo que se trata ahora es de intentar evitar que haya una volatibilidad excesiva del tipo de cambio, porque "es negativa desde el punto de vista de lo que son todos los planteamientos de la política comercial, de la política financiera, etc. Y ahí es donde efectivamente hay que estar vigilantes".

Sobre la economía mundial, el ministro español ha indicado que deja un "sabor agridulce". Lo dulce vendría del crecimiento de Estados Unidos y los países emergentes y lo agrio de las malas noticias europeas, corraboradas ayer con los datos de la caída del PIB en seis décimas, mayor de lo inicialmente previsto.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Esto último pone de manifiesto que la desacelerización económica y la recesión está afectando a todos, es decir, que "todos los pasajeros, tenga billeres de primera o de segunda, están en el mismo barco". "Esta es una cuestión que es fundamental", ha dicho, lo que significa que hay continuar con la política de reducción del déficit público, pero "esta política debe ajustarse a lo que está siendo una situación cíclica peor de la que preveíamos". A pesar de esta situación, Guindos se ha mostrado optimista y ha dicho que espera que en el segundo semestre Europa "deje las tasas de crecimiento negativas".

Mientras tanto, José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, ha señalado también en Moscú que considera que "España ha hecho los deberes" para salir de la crisis, lo que se ha traducido en una caída de "la presión de los mercados". Al mismo tiempo, ha considerado que tiene que esforzarse por optimizar más sus recursos, incluidas las ayudas a desempleados y estudiantes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS