Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recelo de los servicios de competencia frustra la compra de TNT por UPS

La Comisión iba a prohibir la operación por temor a un monopolio en la mensajería internacional

Las acciones de la holandesa, que recibirá 200 millones en indemnización, caen con fuerza

Un camión de reparto de TNT en Hoofddorp, cerca de Amsterdam.
Un camión de reparto de TNT en Hoofddorp, cerca de Amsterdam. AP

Tras más de nueve meses de tira y afloja con la Comisión Europa, United Parcel Service (UPS) se ve forzada a abandonar su oferta de compra sobre la holandesa TNT Express, una operación con la que la mayor compañía de mensajería de mundo buscaba reforzar sus operaciones no solo en Europa, también en Asia y América Latina. Fracasa así un matrimonio de 5.160 millones de euros.

La compra se anunció en marzo del año pasado, tras un largo cortejo por parte de la estadounidense. Pero los problemas en la fusión ya empezaron a aflorar en septiembre, cuando Marie-Christine Lombard dejó el puesto de consejera delegada de TNT. La decisión final de Bruselas estaba prevista para comienzos de febrero, y UPS contaba con el veto.

TNT, controlada en casi un 30% por Post NL, está considerada la segunda compañía de mensajería de Europa. Son conocidos los problemas por los que atraviesa, que se han visto agravados por la recesión en la región. FedEx también se interesó por ella, pero no disponía de la liquidez con el que cuenta UPS. El propósito de la estadounidense era competir mejor frente a DHL.

Bruselas, sin embargo, ya dijo en octubre que esta operación llevaría a una mayor concentración del sector. Para intentar salvar la operación, UPS ofreció una serie de desinversiones. En la última reunión de negociación que mantuvieron el pasado viernes las partes, quedó claro que la firma estadounidense no iba a hacer más concesiones para conseguir la bendición final.

“Planteamos remedios significativos y tangibles para solventar las preocupaciones de la Comisión Europea con la transacción”, afirmó Scott Davis, consejero delegado de UPS, que se declaró “profundamente decepcionado” con el desenlace. Es más, dijo que la compra, la mayor hecha por su compañía, habría beneficiado a sus clientes y al crecimiento económico en Europa.

El abandono de UPS sigue a la decisión similar del New York Stock Exchange en su intento de fusión de Deutsche Börse, que también se retiró de la negociación ante el inminente bloqueo de los reguladores en Europa. TNT recibirá una compensación de 200 millones de euros por la ruptura del acuerdo. Pero sus acciones caen más de un 40% y afronta ahora un futuro incierto.