Industria retira el límite al déficit eléctrico y la promesa de suprimirlo este año

El Gobierno asume su fracaso en la contención del desajuste entre los costes y los ingresos

Un trabajador instala nuevas líneas de alto voltaje.
Un trabajador instala nuevas líneas de alto voltaje.EFE

El Gobierno ha aprovechado el decreto ley sobre la cotización de las empleadas de hogar, publicado el sábado en el Boletín Oficial del Estado, para eliminar el tope de 1.500 millones fijado para 2012 para el déficit de tarifa, el desajuste entre los costes del sistema eléctrico y los ingresos obtenidos a partir de los precios regulados. La diferencia podrá titulizarse para emitir deuda con el aval del Estado. Además, el decreto ley suprime la norma que obligaba a que, desde este año, los peajes de acceso fuesen suficientes para cubrir todos los costes regulados y a aplicar subidas automáticas de la tarifa en caso de desviación.

El Gobierno asume así su fracaso en la contención del déficit. Argumenta que la reducción de la demanda ha sido más acusada de lo previsto y que el sobrecoste del régimen especial ha aumentado por la entrada en operación, “con mayor premura de la esperada”, de nuevas centrales y por unas horas de funcionamiento superiores a las inicialmente estimadas. Además, se cargan al año pasado 1.217 millones de parte del extracoste de generación extrapeninsular que al final no asumirá el presupuesto público, como se había previsto. El Gobierno, por tanto, permite que aumente la deuda del sistema eléctrico y que las empresas la titulicen ante “la excepcionalidad de la situación”, que en realidad viene repitiéndose de forma recurrente. La alternativa, según Industria, sería una mayor subida de las tarifas.

Lo que el Gobierno no ha aprobado aún es la subida de tarifas progresiva en función del consumo, criticada duramente por la Comisión Nacional de la Energía, porque no ha publicado aún la orden sobre los peajes de este año.

El decreto ley también incluye medidas para controlar las primas a las nuevas instalaciones renovables. La norma señala que el régimen de primas “devendrá inaplicable” si una instalación no está totalmente finalizada al final del plazo límite fijado para ser inscrita y comenzar la venta de energía. Se entenderá que no está acabada si no está totalmente acabado el campo solar o almacenamiento previsto, en servicio todas las infraestructuras para verter la energía a la red y totalmente ejecutados y en servicio todos los equipos generadores.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS