Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas impone la nacionalización de BMN y Caja España-Duero

La Comisión Europea cree que es la mejor fórmula para recapitalizarlo

Banco Mare Nostrum mantendrá su equipo gestor y CEISS podrá ser subastada

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. EFE

Continúa adelante el plan de reestructuración de las antiguas cajas de ahorros. Tras los análisis de los planes de venta de activos para conseguir capital, la troika (Comisión Europea, BCE y FMI), el Banco de España y el Ministerio de Economía, han determinado que el Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), inyectará capital en el grupo BMN (liderado por Caja Murcia) y en el banco CEISS, fruto de la fusión de Caja España-Duero.

En ambos casos, el Estado será mayoritario. En BMN podría tener hasta el 65% del capital, porcentaje se elevará mucho más en el caso de Caja España-Duero. Las cifras exactas se conocerán cuando concluyan las valoraciones de las entidades por parte de organismos independientes. Estos determinarán exactamente el porcentaje del capital que quedará en manos del FROB previsiblemente a comienzos de 2013.

Las autoridades mantendrán al equipo directivo de BMN, grupo que se considera en reestructuración, no en liquidación. Al igual que Bankia, tendrá un plazo de unos cinco años para reestructurar la entidad y preparar una OPV y privatizarse en el mercado.

Pendientes de Liberbank

Aún no se han concluido los exámenes de Liberbank, dominado por Cajastur, aunque se considera que no necesitará inyección de dinero público a través de bonos convertibles contingentes (cocos, en el argot financiero) o, si precisa algo, serán cantidades pequeñas.

En un principio se barajó la posibilidad de que el grupo BMN recibiera bonos convertibles, que no tienen derechos políticos, pero al final Bruselas ha impuesto que se le inyecte capital. La razón ha sido que BMN ya tenía fondos del Estado que recibió en la primera ronda de recapitalización. Luis de Guindos, ministro de Economía, fue consejero de BMN hasta su nombramiento por Mariano Rajoy.

En ambos casos, el Estado será mayoritario. Las autoridades mantendrán al equipo directivo de BMN

La suerte de Caja España-Duero parece echada y se enfrenta a una subasta, el mismo camino que CaixaCatalunya y que Novagalicia tendrá más adelante. En la práctica, esto supone que todo el dinero que se tenga que inyectar en esta entidad será una pérdida para los contribuyentes cuando se formalice la venta a otra entidad. Esta entidad ha estado más de un año negociando su fusión con Unicaja, proceso que se ha dado por cerrado en alguna ocasión. Solo la absorción de Caja España-Duero por parte de Unicaja le salvaría de una subasta.

Sin embargo, Caja3, formada por Cajacírculo, Inmaculada y Badajoz, no recibirá acciones, sino bonos convertibles, sin derechos políticos. Es previsible que Caja3 termine en manos de Ibercaja. Esta entidad, también aragonesa, exigió que Caja3 estuviera saneada antes de ser absorbida.

El Ministerio de Economía confiaba en que para todas estas operaciones bastará con unos 1.500 millones de la ayuda europea para la banca, aunque para determinarlo con exactitud habrá que esperar a que Bruselas apruebe la próxima semana los planes de reestructuración de este colectivo, que se beneficiará del traspaso de activos inmobiliarios al banco malo.