_
_
_
_

La justicia alemana investiga a uno de los consejeros delegados de Deutsche Bank

La policía recibió la orden esta mañana de detener a cinco empleados y registrar oficinas La entidad está siendo investigada por blanqueo de dinero, encubrimiento y evasión fiscal

La policía registra una oficina de Deutsche Bank.
La policía registra una oficina de Deutsche Bank.ALEX DOMANSKI (AP)

La fiscalía de Fráncfort investiga al consejero delegado del Deutsche Bank Jürgen Fitschen por una trama de evasión fiscal, lavado de dinero y obstrucción a la Justicia. El alemán Fitschen, que dirige el mayor banco de Alemania junto al británico Anshuman Jain, firmó junto a su director financiero Stefan Krause en 2009 una declaración de impuestos fraudulenta.

La fiscalía ordenó en la mañana del miércoles una gran operación de registros en la sede central del banco y en diversas dependencias de toda Alemania, entre ellas la de Berlín y la de Dusseldorf. Participaron más de 500 funcionarios judiciales, del ministerio de Hacienda y de la policía. La fiscalía ordenó cinco detenciones de empleados del banco. Investigan a otros 25.

Deutsche Bank está bajo sospecha de evasión fiscal en relación con derechos de emisión de dióxido de carbono

Hace un año, un tribunal de Fráncfort encerró a seis personas por la evasión de 230 millones de euros. Ninguno de ellos trabajaba para Deutsche Bank, pero los investigadores se dieron cuenta de que aquella estafa al fisco alemán no habría podido llevarse a cabo sin la participación del banco. La llamada “mafia del clima” compraba certificados de emisión de dióxido de carbono fuera de Alemania, sin pagar IVA. Después los vendía al Deutsche Bank a través de diversos intermediarios. El banco los volvía a sacar a la venta fuera del país.

Los seis condenados a entre 3 y 7 años de cárcel declaraban a las autoridades haber pagado el IVA en la compra. El sistema era tan complicado que el pasó inadvertido durante un largo periodo. Según la televisión pública alemana ARD, la suma total evadida podría alcanzar los 800 millones de euros. El Deutsche Bank defiende ahora a sus directivos asegurando que la declaración de impuestos de 2009 fue corregida “a tiempo”. En este punto, su opinión difiere de la de los fiscales. Además, dicen que cinco de los 25 empleados sospechosos ya han dejado la empresa. Según publica el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el Deutsche Bank suspendió a cinco empleados este año, pero no ha despedido a ninguno.

La Fiscalía ya había ordenado registros en Deutsche Bank hace dos años por este mismo caso. Entonces, un desconocido alertó a los directivos de que estaba a punto de empezar el registro. Cuando condenó a los seis estafadores en 2011, el juez Martin Bach criticó al banco por no haber controlado mejor las operaciones fraudulentas. Según explicó, otros bancos habían rehusado colaborar con los delincuentes por su “falta de experiencia y de capacidad” en el asunto. El Deutsche Bank, en cambio, aceptó el lucrativo negocio tras una reunión de solo diez minutos con los después condenados. Ahora se trata de discernir hasta qué punto esta falta de rigor fue premeditada y a su vez constitutiva de delito.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_