Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España pide a las empresas que contengan los beneficios

El organismo pide la reducción de los márgenes empresariales para ganar en competitividad

Para salir de la crisis, España necesita hacer una devaluación interna, defiende el Banco de España. Esto es reducir salarios para mantener los precios bajo control y que las empresas ganen en competitividad. Pero para estar completa esta ecuación necesita una tercera variable: la reducción de los márgenes empresariales. Esto último es lo que pidió ayer el director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, en la jornada Desapalancamiento y Crecimiento en España, organizado por BME.

Según Malo de Molina, para salir de la crisis, es fundamental que las empresas españolas ganen competitividad y eso pasa “por el camino directo, sano y genuino de la devaluación interna” y no por la destrucción de empleo, como se ha hecho en lo que va de crisis. “No es una manera sana”, definió. “Hasta hemos reabsorbido dos tercios de la pérdida de competitividad, pero esa absorción descansa básicamente en las ganancias de productividad por la destrucción de empleo”, continuó.

La apuesta del Banco de España es la de reducir precios “actuando sobre los márgenes y costes de las empresas”. “Cuanto antes se haga antes será posible restablecer la senda de crecimiento”, apostilló.

El objetivo es ganar competitividad sin destruir empleo

Sobre el futuro próximo de la economía, Malo de Molina se mostró escéptico sobre la previsión de crecimiento que ha utilizado el Gobierno para elaborar los presupuestos de 2013, una caída de apenas el 0,5%. El Banco de España, en cambio, pronostica una contracción del PIB entre el 1% y el 1,5%.

No obstante, el director general también ha quitado hierro a las predicciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre España. El FMI ha calculado que el año que viene la caída de la economía será del 1,3%. El organismo que dirige Christine Lagarde incluso ha elaborado un ejercicio que pronostica que si las medidas anticrisis aplicadas fallan la contracción puede llegar al 3,2% y la prima de riesgo escalar hasta los 750 puntos básicos. “Esa previsión es una simulación”, advirtió Malo de Molina, que añadió que son el resultado de “tensionar al máximo” los elementos de la crisis en la zona euro para determinar hasta dónde podrían llegar las primas de riesgo en circunstancias extremas.