Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE revisa a la baja las previsiones de crecimiento para la zona euro

La economía se contraerá entre un 0,2% y un 0,6% este año y el siguiente la horquilla oscilará entre el -0,4% y el 1,4%

El organismo revisa al alza los pronósticos para la inflación por la subida del precio del petróleo

El sombrío panorama que se cierne sobre la zona euro se refleja también en las previsiones que elabora el Banco Central Europeo, que apuntan a que la economía de los países que comparten la moneda única se contraerá un 0,4% de media este año, un pronóstico peor que el realizado en junio pasado, según anunció este jueves el presidente del organismo, Mario Draghi.

La situación será de debilidad en todo lo que queda de 2012 "en un entorno de mayor incertidumbre", dijo en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. Así, el BCE revisa a la baja sus previsiones de crecimiento: la economía del área euro se contraerá en 2012 una media del 0,4%, en un rango de entre el -0,6% y el -0,2%, en comparación con el rango del -0,5% y el 0,3% previsto en junio. En 2013, el crecimiento será de media del 0,3%: la horquilla oscila entre el -0,4% y el 1,4%, frente al 0% y el 2% previsto en junio.

"Los riesgos son negativos por las tensiones en varios mercados financieros y su posible contagio a la economía real", advirtió. Draghi explicó que el nivel anual de crecimiento de préstamos a hogares y empresas sigue siendo bajo, lo que "refleja un panorama débil para el PIB y una mayor aversión al riesgo". Pese a que durante todo 2012 la economía seguirá en números rojos, el banco emisor espera una recuperación gradual para 2013.

Otro elemento preocupante es la inflación. Aunque Draghi insistió en que los precios están controlados y que deberían situarse por debajo del 2% (el límite que fija el BCE) en 2013, informó de que el BCE ha elevado las previsiones de inflación para este año, entre el 2,4% y 2,6%, y el siguiente, entre el 1,3% y el 2,5%, por la escalada del precio de los carburantes.

El presidente de la institución reconoció que se han producido avances, pero que todavía se necesitan más ajustes estructurales y fiscales en algunos países europeos. Entre ellos, citó la urgencia de avanzar en las reformas del mercado laboral para impulsar la competitividad. "En el frente fiscal, es crucial que los Gobiernos lleven a cabo las medidas necesarias para alcanzar los objetivos para este y los siguientes años", dijo.