Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROPIEDADES

Argelia veranea en Alicante

Los argelinos salvan la cuenta de resultados de las inmobiliarias de Alicante

Buscan pisos de entre 30.000 y 80.000 euros en el centro de la ciudad o junta a la playa

Quieren cercanía al mar y al casco urbano para disfrutar de la oferta de ocio y comercial

Vista de la ciudad de Alicante
Vista de la ciudad de Alicante

Benacantil, la Alcazaba... son nombres de un monte y un castillo en Alicante que, quizá contribuyen, a que los argelinos se sientan como en casa y estén comprando viviendas allí de forma notable. Además de la conexión lingüística, hay ferris que conectan directamente la ciudad con Orán y vuelos directos a Argel. Pero la explicación desde esta orilla está en un tercer factor, el precio.

 Brigitte Castaño, de la agencia inmobiliaria Remax Marina, trabaja en la zona de Torrevieja. Hace poco menos de dos años empezó a recibir demandas de información a través de Internet que se han ido concretando en ventas. “El precio es similar al de la costa de Argelia y es el país del Magreb, si excluimos Libia, con mayor renta per capita. Los clientes son de un segmento socioeconómico alto: profesionales liberales, médicos, industriales, comerciantes, profesores de universidad”.

¿Qué buscan? “Apartamentos con dos dormitorios, de unos sesenta metros y que combinen proximidad a la playa y zonas urbanas. El precio no supera los 100.000 euros, oscila entre 60.000 y 80.000 y piden que tengan piscina”, explica Castaño. Aprovechando los viajes de trabajo, cierran la venta al contado. Tienen entre 40 y 55 años y lo quieren para vacaciones. “Educados y serios” son el cliente ideal, según Brigitte Castaño, cuyo idioma materno es el francés, algo que le ha ayudado a cerrar transacciones.

También tiene clientes belgas, suizos y franceses interesados en vivienda usada. Escandinavos y rusos buscan, en cambio, nueva y de mayor precio.

Buscan como los españoles cercanía a la costa y al centro urbano para disfrutar del ocio y comercio español

Lo que escasea es el comprador nacional. El 70% de los clientes de una agencia de Alfa Inmobiliaria en Alicante capital son extranjeros. No es que los españoles abandonen el sueño de retirarse a Levante es que no hay financiación. Sí cuentan con ella los pequeños comerciantes argelinos que están viendo la oportunidad de comprar una vivienda en el norte de la ciudad con precios de 30.000 a 40.000 euros. También hay demanda de barrios céntricos para viviendas con ascensor en mejor estado por precios entre 50.000 y 75.000 euros, según esta agencia local.

José Martínez, de Remax Inmomax, coincide con sus colegas en la demanda argelina. “En la capital buscan pisos de 30.000 a 40.000 euros”, precio que se corresponde con un piso antiguo. No les importa ni zona ni altura —pueden estar en una planta cuarta o quinta en una finca sin ascensor— ni el estado en que se encuentran. Pagan al contado. Y son empresarios, negociantes y pequeños inversores. Sobre todo argelinos y algún marroquí. Les interesa la ciudad de Alicante y llegan a Elche, pero no más allá de 25 o 30 kilómetros del mar. Y no siempre lo habitan.

Rusos y chinos en Levante

En la agencia de Alfa Inmobiliaria que opera en la capital alicantina, hay también clientes los rusos que buscan pisos con precios más elevados que los argelinos. De 80.000 a 90.000 euros, por inmuebles a 15 minutos de la playa. Por ese precio consiguen pisos en la capital de tres dormitorios, con salón comedor, baño, cocina y terraza en una finca con ascensor. Desmontan la idea de que los rusos que quieren hacerse con una segunda vivienda son los ricos en busca de lujo y viviendas de 800.000 euros. Las economías medias también buscan España. En la agencia de Remax Inmomax, los clientes rusos de Martínez buscan chalés de 150.000 euros a 200.000 euros cerca de la playa. También pagan al contado. En cuanto a los chinos, la prioridad es tardar lo menos posible en llegar al trabajo. Quieren pisos cerca de los polígonos donde trabajan con precios entre 25.000 y 40.000 euros. Todos pagan al contado y en el último caso se financian entre ellos.