Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania prepara un plan para la banca ante la posible quiebra de Grecia

El Gobierno de Merkel estudia medidas para proteger a bancos y aseguradoras de una eventual quita del 50% de la deuda helena

El Gobierno de la canciller Angela Merkel está preparando planes para apuntalar a los bancos alemanes en el caso de que Grecia no cumpla con las condiciones del rescate y suspenda pagos, según tres fuentes de la coalición de Gobierno. El plan de emergencia incluye medidas para ayudar a los bancos y aseguradoras a hacer frente a una posible pérdida del 50% del valor de sus bonos griegos, en caso de que la próxima entrega para el rescate de Grecia se bloquee, según dijeron las fuentes -que hablaron bajo condición de anonimato porque las deliberaciones se están produciendo en privado-. El sucesor del fondo de rescate creado por Alemania para rescatar a sus bancos en 2008 podría ser usado para recapitalizar los bancos, dijo una de las fuentes.

La existencia de un plan B pone de relieve las preocupaciones alemanas de que el incumplimiento de los objetivos de déficit de Grecia haga fracasar los esfuerzos europeos para domar la crisis de la deuda que sacude al euro. Los legisladores alemanes intensificaron las críticas de Grecia esta semana, amenazando con retener la ayuda a menos que cumpla con los términos de su plan de austeridad, después de que una misión internacional suspendiera en Atenas su informe sobre el progreso del país.

Grecia está "al filo de la navaja", dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, a los legisladores en una reunión a puerta cerrada en Berlín el 7 de septiembre. Si el gobierno no puede cumplir con los términos de la ayuda, "le toca a Grecia buscar la manera de conseguir financiación sin la ayuda de la zona euro", dijo más tarde en un discurso ante el Parlamento.

Schaeuble participa hoy en una reunión de banqueros centrales y ministros de finanzas del Grupo de los Siete países en Marsella (Francia). Los dirigentes se enfrentan al desafío de impulsar el crecimiento en medio de crecientes amenazas de crisis de la deuda de Europa y una recuperación de la desaceleración global.

Informe de la troika

El gobierno alemán está esperando los resultados del informe de la troika sobre la situación griega, y entonces decidirá el curso que tomarán sus acciones, según ha afirmado un portavoz del Gobierno hablando bajo condición de anonimato. Las Bolsas han caído en todo el mundo ante el temor a que la crisis de la deuda siga aumentando. De nuevo los inversores han acudido masivamente a valores refugio como los bonos alemanes, mientras que los títulos griegos a dos años han aumentado su rendimiento 86 puntos básicos, hasta otra cifra récord del 55,91%.

"Los países deben actuar ahora y actuar con valentía en sus economías para dirigir esta nueva y peligrosa fase de la recuperación", ha dicho la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en un discurso pronunciado hoy en Londres. "No debemos subestimar los riesgos de una mayor extensión de la debilidad económica o incluso una crisis de liquidez ," ha asegurado. "Es por eso que es necesaria una acción urgente para que los bancos pueden volver a ofrecer financiación a la actividad económica", ha añadido.

Reunión entre Merkel y Barroso

Merkel, que debe discutir la crisis con el presidente de la Comisión Europea, José Barroso, en Berlín el 12 de septiembre, está luchando para asegurarse el apoyo de la mayor parte d su coualicion de Gobierno para impulsar una reforma del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera a través de la cámara baja del parlamento el 29 de septiembre. Los cambios en el EFSF (siglas en inglés) le otorgan poder para comprar bonos en el mercado secundario, aumentando las garantías alemanas a 211.000 millones de euros (290.000 millones dólares) desde los 123.00 millones iniciales.

A largo plazo, los países del euro "preservarán la moneda común si hay más integración" en la Unión Europea, ha dicho Merkel en un discurso pronunciado hoy en Berlín. A pesar de un intenso debate por delante y un camino que no será fácil, los responsables políticos "no deben tener miedo" de afrontar el reto, ha afirmado.