Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera | La reacción de los mercados

La prima de riesgo española registra su mejor jornada de la era euro por la intervención del BCE

El diferencial baja en más de 80 puntos básicos y cae de los 300 por la compra de bonos de los dos países bajo presión por parte del instituto emisor. -La prima de España sigue por debajo de la italiana

Ha habido que esperar cuatro días para ver en acción al Banco Central Europeo desde que Trichet amagase con sacar la artillería pesada para ayudar a España e Italia. Pero la caballería, una vez que Alemania ha dado su brazo a torcer y tanto como Roma como Madrid han reafirmado sus planes de ajustes, ya está aquí. La prima de riesgo española ha iniciado la semana con un fuerte descenso, esto es, una importante mejora hasta los 289 puntos puntos básicos, 80 menos frente a su nivel del viernes. El recorte se ha producido después de que el Banco Central Europeo (BCE) empezase a adquirir deuda soberana de España e Italia para evitar un contagio de la crisis a estos países, tal y como había adelantado ayer.

En concreto, según cinco operadores consultados por Bloomberg, el instituto emisor, después advertir de que su programa para comprar bonos de los países con problemas seguía en marcha, ya se estaría haciendo con títulos de ambos Estados en el mercado secundario de deuda. En concreto, al cierre de las Bolsas en Europa, el tipo exigido a los bonos españoles a 10 años se moderaba al 5,1% cuando el viernes acabó sobre el 6%, mientras el bono alemán se intercambiaba en el 2,377%, aun más bajo que la semana pasada.

Gracias a ello, el avance en los títulos emitidos por el Tesoro español, cuyo precio cotiza en sentido inverso a su rentabilidad, está permitiendo la mejor jornada para la prima española desde que España entró en el euro. Así, tras cerrar el viernes en 370 puntos básicos tras una jornada en la que marcó otro récord desde la llegada del euro sobre los 418, mañana empezará la sesión en torno a los 289. Este nivel supone volver a los que tenía cuando se cerró el acuerdo de la UE para el segundo rescate a Grecia el 22 de julio, sesión en la que llegó a bajar a 266 puntos básicos -hoy ha llegado a tocar los 274-.

No obstante, pese al buen recibimiento inicial con el que los inversores dieron la bienvenida al pacto para salvar al euro, el diferencial ha mantenido desde aquel 22 de julio hasta hoy una tendencia ascendente. El motivo de ello han sido las dudas generadas por la escasa concreción de algunas de las medidas acordadas -incrementar la capacidad del fondo de estabilidad europeo, aumentar sus funciones para que compre deuda de los países con problemas o dar créditos a la banca-.

Italia sigue por encima de España

En cuanto a Italia, su prima de riesgo se ha mantenido hoy sobre la española tras el cambio de papeles del pasado viernes. En concreto, el diferencial entre los bonos italianos a 10 años y los alemanes ha quedado en 302 puntos básicos, 71 menos que al cierre de la semana pasada.

Para que llegue la calma, aunque sea aparente, los inversores, los analistas o los corredores de Bolsa, en definitiva, los agentes del mercado, exigen hechos. El viernes un rumor corrió como la pólvora por los parqués. El BCE había pedido precio para comprar deuda italiana y española. Bastó para que los mercados aflojaran la presión sobre la prima de riesgo de estos países, que habían marcado nuevos máximos, y para que las Bolsas subieran, momentáneamente eso sí. Hoy los ojos mirarán en la misma dirección. Y ahí hay que enmarcar la intervención "significativa" anticipada anoche por el BCE.

En este sentido, el organismo ha confirmado hoy que no realizó compras hasta el pasado miércoles, un día antes de que Trichet confirmara que la medida sigue en marcha, por 19 semana consecutiva. Esta falta de actividad mantiene el desembolso realizado por el BCE desde la puesta en marcha del programa de ayuda en mayo de 2010 hasta la fecha en apoyar a los periféricos en 74.000 millones de euros.

En las Bolsas, sin embargo, el tono ha sido radicalmente diferente y los parqués de referencia han registrado fuertes caídas por las dudas sobre la recuperación de EE UU y un eventual frenazo en la economía internacional.