Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moody's advierte de que el desafío fiscal de Cataluña perjudica a la solvencia de España

La agencia cree que el Gobierno no tiene herramientas para que las comunidades cumplan sus objetivos de déficit. -Sus analistas prevén retrasos en los pagos y más morosidad en Cataluña

La agencia de calificación Moody's ha publicado hoy un análisis de las repercusiones del presupuesto de la Generalitat de Cataluña, que prevé un déficit del 2,66%, el doble del objetivo impuesto por el Gobierno. Moody's cree que el desafío fiscal catalán demuestra que el Gobierno central no tiene herramientas eficaces para imponer a las comunidades que cumplan sus objetivos.

En consecuencia, la previsión de un alto déficit para Cataluña durante este año tiene implicaciones negativas, según la agencia, no solo para la solvencia de Cataluña, sino también para la del Estado español, en la medida en que dificulta que se cumpla el objetivo de déficit del 6% del producto interior bruto.

En el caso de Cataluña, además, Moody's espera más retrasos en el pago a proveedores y un empeoramiento de su posición de liquidez en el caso de que el Gobierno decida limitar su endeudamiento en represalia por incumplir los objetivos.

La agencia señala que el presupuesto inicial de Cataluña para 2011 pone de relieve las dificultades de reducir los rígidos gastos de sanidad y educación, especialmente en ausencia de cualquier nueva iniciativa de gran envergadura a escala nacional. Esa dificultad para reducir las partidas sanitarias y educativas se traduce en una reducción limitada de los gastos de funcionamiento presupuestados 2011 del 3% frente a 2010, que no compensa la caída de los ingresos del 6%. Incluso la drástica reducción del 40% de la inversión prevista en el presupuesto de la región es insuficiente para lograr el objetivo de déficit impuesto por el Gobierno, señala la agencia.

"La posición de Cataluña muestra claramente que el Gobierno central no tiene instrumentos eficaces para garantizar el cumplimiento fiscal en los Gobiernos regionales", señala Moody's que también subraya que los datos de ejecución del presupuesto del primer trimestre de 2011 de las comunidades publicados la semana pasada indican que la presión sobre las cuentas públicas también persiste en otras regiones.

Según Moody's, el resultado más probable será que el Gobierno central volverá a intentar reducir su propio déficit en más de lo previsto, como hizo el año pasado. "Una reducción del déficit más allá de la meta original podría ser posible, pero es una solución a corto plazo a un problema estructural", señala la agencia.

La agencia cree que hay dos posibles salidas: o bien los Gobiernos central y autonómicos trabajan juntos para hacer frente a las presiones del gasto estructural en los presupuestos regionales, lo que requeriría un consenso nacional sobre cuestiones de salud y educación, o bien el Gobierno central introduce instrumentos eficaces para garantizar el cumplimiento por parte de las regiones de sus objetivos de déficit, en particular mediante la introducción de techos de gasto autonómicos obligatorios. "De no ser así, creemos que será muy difícil para el Gobierno español para alcanzar sus ambiciosos objetivos presupuestarios este año y los próximos", concluye Moody's.