Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno francés reclama cambios al frente de Renault

La compañia celebra un consejo extraordinario para discutir las falsas acusaciones de espinaje de directivos

El ministro francés de Industria, Eric Besson, ha reclamado cambios en la dirección y en la gestión de Renault tras el escándalo por las falsas acusaciones de espionaje dentro del grupo automovlístico que llevaron a despedir a tres directivos, que ahora deben ser indemnizados.

"El Gobierno quiere que se saquen todas las lecciones de esta disfunción, que haya una nueva organización, una nueva concepción de la dirección", ha afirmdo Besson en unas declaraciones a la emisora de radio "France Info" poco antes del inicio de un consejo de administración excepcional para abordar este asunto.

Para subrayar la gravedad del asunto, ha recordado que uno de los tres directivos despedidos a comienzos de año llevaba trabajando 33 años en la empresa y que fue apartado "por un solo testimonio frágil". "Eso revela un sistema de dirección y una forma de gestión que no puede perpetuarse", ha afirmado.

El Estado francés tiene dos representantes (de un total de 19) en el consejo de administración de Renault, ya que es el primer accionista con un 15 % del capital. La reunión extraordinaria servirá para examinar en profundidad las conclusiones de la auditoría externa que el grupo automovilístico encargó en marzo para determinar por qué se llegó tan lejos en las denuncias de espionaje cuando luego se ha visto que los elementos de prueba procedían de una sola fuente de comportamiento sospechoso.

La ministra de Economía, Christine Lagarde, ha dicho que ese informe muestra que "ha habido disfunciones evidentes" que requieren dos cosas: "la revisión de las reglas de gestión y sanciones".

"Si se han cometido faltas, los que son responsables tienen que irse desde que esas faltas lo justifican", indicó Lagarde,ha ha señalado que dio instrucciones a los representantes del Estado en el consejo de adminitración para que "apoyen las recomendaciones del comité de auditoría". La prensa informa hoy sobre la posible sustitución de algunos de los altos directivos de la compañía, entre los que figura el director general, Patrick Pélata.

Otro punto que tienen que tratar los administradores de Renault es el de las indemnizaciones millonarias reclamadas por los tres directivos despedidos en enero. Según la revista "Marianne", los tres directivos exigen en total más de 11 millones de euros para evitar un proceso.