Bruselas calcula que en 2060 habrá que jubilarse a los 70 para no reducir las pensiones

La Comisión Europea advierte de que con los actuales objetivos de retirarse a los 67 habrá que recortar la cantidad o el monto de las prestaciones tras 2040

La Comisión Europea calcula que habrá que retrasar la edad de jubilación hasta los 70 años de edad de forma progresiva hasta 2060 para no reducir las pensiones en el conjunto de la UE. Según la proyección que el Ejecutivo comunitario incluye en su propuesta de debate sobre la reforma del sistema hecha pública hoy, las previsiones de más envejecimiento de la población y menos tasa de natalidad aconsejan ir más allá de los actuales objetivos de elevar el retiro de forma general hasta los 67 años, como es el caso de España, en el horizonte de 2040. No obstante, Bruselas insiste en que son los respectivos Estados miembros quienes deben legislar y tomar las decisiones, pero la advertencia está ahí.

Más información
Libro verde de Bruselas sobre las pensiones (PDF en inglés)

En el Libro Verde sobre pensiones presentado hoy, la Comisión advierte de que si se quiere mantener la actual ratio de dependencia -es decir, el número de personas trabajando con respecto a los que cobran una pensión y que debe ser positivo para garantizar la sostenibilidad del sistema-, el retiro se tendría que retrasar hasta los 67 años en 2040. Para 2060, añade, aunque el descenso de este indicador sería mínimo si se queda en los 67, tendría que situarse en los 70 para asegurar que no hay más gente cobrando una pensión que con empleo. En caso contrario, o bien habría que reducir el monto de las prestaciones o el número de personas que reciben las prestaciones.

En la actualidad, la ratio de dependencia se sitúa en cuatro personas trabajando por cada jubilado, pero esta proporción bajará progresivamente a dos durante las próximas décadas, según los datos de Bruselas.

La reforma de las pensiones era un punto de la agenda a largo plazo de toda la UE; pero el proceso se ha acelerado por culpa del aumento de los problemas financieros y de déficit que ha acarreado la crisis. "Garantizar que el tiempo de jubilación no continúe aumentando en comparación con el tiempo pasado trabajando contribuiría a la adecuación y la sostenibilidad (de las pensiones). Esto significa aumentar la edad en que uno deja de trabajar y percibe una pensión", afirma el Ejecutivo.

"Aumentar las vidas laborales para reflejar los continuos aumentos en esperanza de vida a lo largo del tiempo generará un doble dividendo: mayor calidad de vida y pensiones más sostenibles", asegura el texto antes de advertir de que "si continúan las tendencias actuales, la situación es insostenible". "A menos que las personas, en la medida en que viven más tiempo, también permanezcan más tiempo en el mercado de trabajo, o bien la cuantía de las pensiones sufrirá o bien se producirá un aumento insostenible en el gasto por pensiones", explica.

En los últimos meses, varios Estados miembros han retrasado la edad de jubilación y otros planean hacerlo. Alemania, Países Bajos y Dinamarca la han situado en 67 años, y Reino Unido en 68. En España, el Gobierno ha propuesto también pasar de los 65 a los 67 años, una medida que sería efectiva en torno a 2040, lo que coincide con los planteamientos de Bruselas.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ayer en Bruselas.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ayer en Bruselas.EFE

Seis de los 27 países de la UE ya han anunciado que van a ir más allá de los 65

La edad real de jubilación en la UE se sitúa de media en 61,4 años frente a los 59,9 de hace diez años. Los países donde antes se retiran sus trabajadores son Rumania (55,5), Eslovaquia (58,7), Francia (59,3) y Eslovenia (59,8). También en Lituania la edad media de jubilación es anterior a los 60 años (59,9). En el bando contrario, los de vida laboral más larga son Irlanda (64,1), Suecia (63,8), Chipre (63,5) y Reino Unido (63,1). España está ligeramente por encima del promedio comunitario con una media de 62,6 años.

En los últimos meses, varios Estados miembros han retrasado la edad de jubilación y otros planean hacerlo. Seis de ellos la llevarán más allá de los 65. Alemania y Dinamarca la han situado por ley en 67 años, y Reino Unido en 68. Holanda planea también elevarla de los 65 a los 67, como España. Irlanda apuesta por los 68 años.

Otros países que han llevado a cabo movimientos para incrementar la edad para retirarse son Rumania, que planea elevarla a los 65 para hombres y mujeres, ya que ahora para estas últimas está fijada en 60. En el mismo caso está Austria y Grecia. Malta quiere hacer lo propio desde los 63 años actuales mientras en Hungría sería de apenas un año, también hasta los 65. Más exóticos, la República Checa la subirá de los 63 años y 9 meses a 65 y Lituana, donde actualmente está en 62 y 6 meses para los hombres y en 60 para las mujeres en los 65 estándar.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS