Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

Merkel: "El futuro de Europa y Alemania están en juego"

La canciller alemana presenta el plan de ayuda en el Parlamento y vuelve a reclamar un refuerzo del Plan de Estabilidad para atajar la crisis

La canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido hoy de que la crisis griega ha colocado a Europa en una "encrucijada". La líder del Ejecutivo de Alemania ha admitido en el Parlamento que el futuro de la eurozona depende del éxito del rescate del país heleno, que ha cumplido con las exigencias impuestas para recibir las ayudas, y ha vuelto a insistir en la necesidad de reforzar el Pacto de Estabilidad. En el mismo marco, el miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y presidente del Bundesbank, Axel Weber, ha insistido en el riesgo de contagio de la crisis de deuda al tiempo que el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, ha defendido que aunque esta amenaza existe, el caso de Grecia no es comparable al de España.

Merkel es consciente de que se necesitan gestos contundentes que convenzan a los mercados de la solidez y el compromiso de los países del euro, y considera que endurecer las condiciones para que ningún país se salte el límite de déficit del 3% del PIB podría servir de cortafuego de la crisis, que amenaza con saltar las crisis de Grecia a los países con una peor situación fiscal como Portugal y España. La Comisión Europea tiene previsto presentar el próximo día 12 sus propuestas para reforzar este pacto.

"El futuro de Europa y el futuro de Alemania están en juego. Estamos en una encrucijada", ha dicho Merkel en una intervención en la cámara baja del Parlamento alemán (Bundestag) en la que ha defendido la concesión de 22.400 millones de euros en ayudas a Grecia por parte de Alemania y que, precisamente, deben aprobar los diputados.

Condicionadas al plan de austeridad

No obstante, la canciller germana ha insistido en que las ayudas sólo serán entregadas si Grecia cumple con todos los requisitos impuestos para recortar su déficit y ha defendido la postura de Alemania durante el proceso al asegurar que la concesión de ayudas al país heleno antes de que este anunciara medidas de austeridad adicionales hubiera sido "contraproducente". Asimismo, Merkel ha reiterado su llamamiento que aquellos países que incumplan los criterios de déficit fijados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento deberían perder temporalmente sus derechos de voto. "El desafío de mi Gobierno y de todos los miembros de esta cámara es garantizar la fidelidad al Pacto de Estabilidad, su defensa y desarrollo como lección de esta crisis", ha afirmado.

Ayer, los principales bancos alemanes y austriacos decidieron mantener sus líneas de crédito a Grecia, donde tienen importantes riesgos, en señal de apoyo al plan de ayuda de 110.000 millones de euros acordado el pasado domingo por los ministros de Economía del Eurogrupo.

Weber y Strauss-Kahn insisten en que hay riesgo de contagio

El miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y presidente del Bundesbank, Axel Weber, ha advertido de que la suspensión de pagos de Grecia representaría una seria amenaza para la estabilidad de la zona euro y un riesgo de "contagio" de la crisis a otros miembros del bloque, por lo que ha defendido el plan de ayuda. "Existe la amenaza de un grave efecto de contagio para otros miembros de la eurozona y el aumento del efecto negativo de retroalimentación en los mercados de capitales", ha añadido.

En su opinión, Grecia "es incapaz por sí sola de salir de la crisis", por lo que ha reiterado que el programa de rescate supone la única "opción razonable" ante las circunstancias "excepcionales" existentes para proteger la estabilidad de la eurozona. No obstante, también ha insistido en que Atenas debe cumplir con las estrictas condiciones impuestas para la concesión de los créditos, que serán evaluadas trimestralmente. "Grecia recibe una inmensa muestra de confianza de sus socios y de la comunidad internacional y ahora tiene la obligación de respetar sus compromisos escrupulosamente (...) Sólo así podrá recuperar la confianza de los mercados", ha resumido.

En la misma línea, el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, ha coincidido en que el riego de contagio existe, aunque ha descartado que sea "real" en el caso de Francia, Alemania o las grandes economías europeas. "Siempre hay riesgo", sostiene el economista francés en una entrevista al diario Le Parisien en la que recuerda que el plan aprobado para Grecia va dirigido también a evitar ese contagio. "Sin embargo, todo el mundo debe permanecer extremadamente vigilante", ha resaltado. Sobre el caso de Portugal, ha asegurado que el Gobierno luso ya está tomando medidas para evitar ese contagio. Además, ha insistido en que los otros países del continente, entre ellos España, están una situación "mucho más sólida".

Más información