Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo propondrá el 'modelo alemán' a sindicatos y patronal

El sistema, empleado por el Gobierno de Merkel, contempla que los empleados puedan trabajar menos horas y cobrar paro

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha asegurado hoy que la primera medida que pondrá sobre la mesa cuando se reanude el diálogo social será la posibilidad de que las empresas puedan reducir la jornada laboral y el Estado compense a los empleados por las horas no trabajadas, un sistema que ha sido aplicado con éxito en Alemania, donde el paro apenas ha crecido a pesar de la caída que ha experimentado su economía. Corbacho ha explicado que podía existir un "amplio consenso" entre sindicatos y patronal para abordar un nuevo sistema laboral que permita a las empresas realizar "suspensiones de horarios".

Esa fórmula ha permitido a Alemania contener el crecimiento de la tasa del paro a pesar de que su economía ha descendido más que la española. El titular de Trabajo ha explicado que se trataría de una fórmula parecida al actualmente vigente con los expedientes de regulación de empleo temporales. En Alemania, cuando una compañía tiene que bajar su producción puede ajustar los horarios de su plantilla. El trabajador cobra de la propia empresa las horas trabajadas y el Estado aporta un porcentaje de las horas que no produce. El empleado, a su vez, debe emplear parte de las horas desocupadas a la formación La ministra de Economía, Elena Salgado, también admitía ayer que el sistema podría dar buenos resultados. Los dos se han reunido esta mañana para tratar este tema y llevarlo a la mesa de dialogo en cuanto se cierre un acuerdo en torno a la negociación colectiva.

"Actualmente en España la filosofía es que cuando hay crisis, todas las empresas ajustan plantilla y los trabajadores temporales pasan directamente al paro, cuando en otras economías lo que sucede es que el despido es la última opción", ha afirmado Corbacho. No obstante, el ministro ha puntualizado que el modelo alemán está pensado para el sector industrial y no es trasladable a un economía de servicios, como el turismo, y difícilmente "a la construcción", ha añadido el ministro.

Asimismo, el titular de Trabajo ha expresado su confianza en que el pacto en la negociación bipartita sea "rápido y bueno" y ha pronosticado que podría cerrarse el mes que viene.