Reformas

Zapatero revela que la reforma fiscal aportará 15.000 millones a las arcas del Estado

El presidente defiende a ultranza la gestión económica del Gobierno durante su intervención en el primer gran debate del curso.- Convoca a Rajoy a una reunión para ver dónde pueden sacar la tijera

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha abierto el primer debate del actual curso político con el reconocimiento de que la próxima reforma impositiva que ultima el Ejecutivo para atajar el creciente déficit público y poder financiar las medidas anticrisis elevará la presión fiscal que soportan los españoles hasta una recaudación extra de entre 15.000 y 16.0000 millones de euros. "Voy a pedir una parte de los ingresos a los ciudadanos por solidaridad y para cumplir con los más desfavorecidos. Y lo digo con claridad", ha asegurado Zapatero sin ambages.

Tras varias semanas de anuncios, rectificaciones y notables contradicciones entre los miembros de su gabinete sobre qué impuestos se van a tocar para tratar de enjugar el desplome de ingresos que están sufriendo las arcas públicas, hoy Zapatero ha admitido en el debate sobre la Ley de Economía Sostenible celebrado en el Congreso que las reformas impositivas que se instrumentalizarán a través de los Presupuestos de 2010 y a través de la nueva norma, "globalmente representarán una subida moderada de la presión fiscal".

"Voy a pedir una parte de los ingresos a los ciudadanos por solidaridad y para cumplir con los más desfavorecidos"
"Los efectos más negativos de la crisis como el paro y la pérdida de tejido empresarial perdurarán durante algún tiempo"
Más información
Discurso del presidente del Gobierno sobre economía (9-9-09)
Discurso de Mariano Rajoy en el Congreso (9-9-09)
Donde dije digo... digo impuesto
Y ahora... sostenibles
"El mejor sector inmobiliario del mundo"
Rajoy: "No hay subida de impuestos capaz de tapar el agujero creado por Zapatero"
Las claves de la Economía Sostenible de Zapatero
"La magnitud del daño es tal que tardaremos en salir"

Sin embargo, no ha querido despejar cuáles son los apartados que se modificarán con vistas a dar margen a su equipo para poder negociar la reforma con el resto de grupos en busca del mayor apoyo posible al proyecto. "Su concreción -de qué impuestos se modificarán- se producirá con ocasión de la presentación del Proyecto de Presupuestos", ha afirmado tras anunciar que "algunos ajustes fiscales serán a la baja y otros al alza". Pero eso no significa que el Gobierno carezca de un plan concreto: "Tenemos uno, por supuesto, pero hay que consensuarlo", ha sostenido antes de insistir en que algunos de los ajustes serán temporales y limitados en el tiempo. "Hablaremos de las SICAV y las grandes fortunas", ha añadido Zapatero en su turno de réplica a los grupos. Asimismo, ha propuesto celebrar un debate trimestral sobre economía.

Estrategia contra la recesión

Aunque no ha detallado la reforma impositiva, Zapatero, que ha negado de forma reiterada durante su turno de réplica las acusaciones de improvisación y falta de estrategia, ha puesto unos límites a los retoques fiscales: "No se modificarán la fiscalidad sobre las rentas de trabajo", "las subidas se guiarán por criterios de eficiencia y de equidad fiscal"; y "habrá incentivos fiscales a las nuevas actividades de la economía sostenible". Además, bajará el impuesto de sociedades a las empresas que mantengan el empleo en 2010 y 2011, tal y como anunció en el pasado debate sobre el estado de la nación.

En su conjunto, los ajustes "supondrá una contribución a la reducción del déficit equivalente a los recortes en el gasto público" con lo que, a groso modo, el Ejecutivo podrá enjugar unos 30.000 millones de déficit entre ambas medidas. Para comparar, hasta el pasado junio, el Estado ya acumulaba unos números rojos de 38.607 millones, un 3,64% del PIB, 8.000 millones más que en todo el año pasado

A pesar de la subida de la presión fiscal que supondrá la reforma, Zapatero ha defendido que seguirá por debajo de los niveles que tenía antes de su llegada al poder en 2004, "y ello a pesar de las difíciles circunstancias actuales y de las mejoras en el Estado del Bienestar introducidas en estos últimos años", y será inferior al de la media de sus socios europeos, del 41%. Asimismo, ha recordado que desde su llegada al poder ha bajado impuestos por un valor de 20.000 millones. "La política fiscal tiene una parte instrumental en función del ciclo económico" que permite rebajar impuestos en épocas de crecimiento y aumentarlos cuando las cosas van peor con el objetivo de llevar a cabo inversiones productivas, ha declarado para justificar este cambio de postura.

La presión fiscal en España, entendida como el peso de los ingresos públicos por impuestos y cotizaciones sociales sobre la actividad, cerró 2008 en el 33% del Producto Interior Bruto. En 2005, esta tasa era del 34%. Francia o Alemania, por ejemplo, registran una presión fiscal de entre el 38 y el 39%, según los últimos datos disponibles.

Agilizar el nuevo fondo para los ayuntamientos

A lo largo de su intervención, el jefe del Ejecutivo ha adelantado que el segundo de los fondos que acompañarán a la nueva Ley de Economía Sostenible de 5.000 millones de euros para que los municipios lleven a cabo proyectos vinculados al nuevo modelo será aprobado por decreto ley para agilizar su aplicación y para que se puedan poner en marcha ya en 2010. El otro fondo, dotado con 20.000 millones para canalizar la financiación al sector privado para proyectos innovadores de inversión. El Consejo de Ministros del próximo 16 de octubre será el encargado de aprobar el borrador de la ley para su tramitación en la Cámara y este decreto.

De forma general, el presidente ha hecho una férrea y cerrada defensa de la gestión económica de su Gobierno ante la "crisis global" que afecta a la economía española. Política de vivienda, el cuestionado Plan E, la inversión en energías renovables, todas las políticas de los dos últimos años han tenido su espacio. "La recuperación debe servir para consolidar nuestros sectores productivos tradicionales y potenciar otros" con más y mejor empleo, ha asegurado el presidente al tiempo que ha defendido que la nueva ley busca un modelo "más estable y con más futuro".

Para avanzar en esta recuperación, Zapatero ha avanzado que "la Ley de Presupuestos para 2010 será, también, un instrumento al servicio de la reactivación". Unas cuentas públicas que, según ha añadido, "serán las más austeras de los últimos años" y que permitirán sumar al recorte de 2.500 millones de 2009 una reducción en el gasto medio de los ministerios de un 6% . Retoques que afectarán a los gastos corrientes, a las retribuciones y a una "restricción radical de la oferta pública de empleo".

Sobre dónde aplicarán la tijera, el presidente ha anunciado que convocará al jefe de la oposición, Mariano Rajoy, para analizar la situación de las cuentas públicas y discutir los recortes; al tiempo que ha criticado la demagogia de quienes abogan por no subir los impuestos y, al mismo tiempo, mantener las inversiones. Además, le ha advertido de que antes tenga una "sentada previa" con algunos alcaldes del PP como Alberto Ruiz-Gallardón o con gobiernos autonómicos como el de la Comunidad Valenciana "para ver qué han hecho con los impuestos y qué deuda tienen", que están entre las más altas de España.

Crisis y protección social

A pesar de este optimismo, Zapatero, ha advertido de que tardaremos en digerir las consecuencias de esta crisis económica, que solo se superará, ha avisado, cuando la recuperación se asiente y se vuelva a crear empleo de forma estable. El presidente ha apuntado que algunos de los efectos más negativos de la crisis, como el desempleo y la pérdida de tejido empresarial, perdurarán durante algún tiempo después de que se haya afianzado la recuperación. Concretamente, hasta que España no crezca a un "ritmo de entre un 1,5 y un 2%", lo que las previsiones fijan no para antes de finales de 2011 y a pesar de que a finales de 2010 ya se empezará a notar la reactivación económica.

Sobre la Ley de Economía Sostenible, que el Gobierno vincula a la salida de la crisis, el presidente ha confirmado que los organismos reguladores del Estado -Comisión Nacional del Mercado de Valores, Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, Comisión Nacional de la Energía y Comisión Nacional de la Competencia-, se someterán al control del Parlamento. También ha resaltado la adecuación de la formación profesional al nuevo modelo educativo y el objetivo de que el 20% de la energía sea renovable en 2020.

Un Gobierno "contradictorio"

Pero la oposición sigue viendo a un Gobierno "contradictorio", "falto de credibilidad" y que "improvisa". El líder del PP, Mariano Rajoy, ha insistido en sus argumentos de los últimos días para definir la acción del Ejecutivo de Zapatero y le ha ofrecido un pacto para reducir el gasto público que ha supeditado a que no haya subida de impuestos.

Rajoy ha censurado los planes del Gobierno de poner en marcha la Ley de Economía Sostenible. "Primero se hace el anuncio y luego se trabajan los contenidos, algo muy propio de usted; no puedo respetar esa ocurrencia y la forma chapucera de esa ley". Sobre la anunciada subida de impuestos, ha asegurado que es una política errónea porque un país que se ha empobrecido en el último año no puede pagar más impuestos. "No hay subida de impuestos capaz de tapar el agujero que usted ha creado", ha añadido.

No obstante, el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, ha rechazado la propuesta de pacto de Rajoy para reducir el gasto público. Alonso ha señalado que los objetivos de su Gobierno son recuperar el crecimiento económico y luchar contra el desempleo con un nuevo modelo de crecimiento, mantener la protección a los más desfavorecidos, llamar al consenso político y ser coherentes con el objetivo de equilibrar las cuentas en los plazos marcados por la UE.

El presidente del Gobierno afirma que el incremento ayudará a reducir el déficit para volver a la estabilidad presupuestaria.Vídeo: AGENCIA ATLAS

1.500 millones por hacer de "prestamista" a la banca

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que las ayudas al sistema financiero a través del Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF) y los avales a las entidades generarán "en circunstancias normales" ingresos de 1.500 millones de euros en las arcas del Tesoro Público.

En su turno de réplica en el Pleno monográfico de economía en el Congreso de los Diputados, defendió que sin estas medidas, que provocaron un aumento de la deuda pública, el mundo "no hubiera tenido la capacidad de salir del crack financiero".

"En circunstancias normales, van a producir probablemente cerca de 1.500 millones de ingresos al Tesoro por hacer de prestamista a los bancos", ha incidido Zapatero, quien se ha jactado de que la medida "ha salido bien". "La prueba es que el sistema sigue sólido", ha remachado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS