Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

El barril de petróleo se abarata seis dólares y baja de 80 por el recorte de la demanda

La AIE reduce drásticamente sus previsiones para 2008 hasta niveles de 1993 por el deterioro económico y la crisis de liquidez

La Agencia Internacional de la Energía ha rebajado drásticamente hasta los niveles de 1993 el nivel de crecimiento de la demanda de petróleo para este año por el debilitamiento de la economía y la creciente crisis de liquidez. La publicación de las nuevas cifras del organismo ha hecho bajar el precio del barril de crudo más de 4 dólares en el mercado de materias primas de Londres hasta poco más de la mitad de lo que costaba a mediados de julio, cuando marcó su récord histórico en 146 dólares, y ha llegado a descender de los 80 dólares por primera vez en los últimos doce meses.

Así, el barril del petróleo de referencia en Europa para entrega en noviembre se ha pagado a 76.49 dólalares a las 16.00 hora peninsular en el International Exchange Futures (ICE), con lo que pierde algo más de seis dólares enun día.

En su informe mensual, la agencia ha situado sus proyecciones de crecimiento para 2008 en 250,000 millones de barriles al día desde los 440,000 anteriores, lo que equivale a un leve avance del 0,5% interanual, el más bajo desde la crisis de 1993. Este fuerte recorte está provocado en su mayor parte por el desplome de la demanda en el último trimestre del año, que según la AIE se reducirá en 800.000 barriles al día hasta los 74,9 millones.

Sin embargo, el organismo advierte contra centrar la atención sólo en la demanda, ya que la crisis de crédito afectará asimismo a las inversiones para mejorar las técnicas extractivas. En estos momentos, añade el texto, la oferta mundial ha bajado en más de un millón de barriles al día en septiembre a consecuencia de interrupción de la producción por las tormentas tropicales.

Ante este panorama, la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) ha convocado de urgencia una reunión el próximo 18 de noviembre para analizar el deterioro del mercado y estudiar la propuesta lanzada en las últimas jornadas por Libya de reducir su nivel de producción y forzar un nuevo ascenso de precios.