Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis económica llega a la semana de la moda de Nueva York

Los diseñadores se hacen eco de las turbulencias que azotan los mercados y que presagian una caída de las ventas

La crisis financiera que azota a Estados Unidos llegará el viernes a las pasarelas, cuando se inicie la Semana de la Moda de Nueva York, y su impacto podría ser sorprendente. Según los expertos, se cerrarán menos negocios de lo habitual y algunos diseños pasarán inadvertidos. Pero al mismo tiempo, algunos diseñadores aprovecharán las turbulencias económicas como una excusa para aumentar los excesos de la moda.

"Lo maravilloso de la moda es que siempre hará lo opuesto a lo que uno piensa", ha comentado James Aguiar, uno de los presentadores de Moda Frontal, un programa de televisión que cubre los desfiles de moda.

Justo cuando se cree que las cosas deberían ser más conservadoras, ha añadido Aguiar, es más probable que se vean diseños más extremos y lujosos en la pasarela.

Pero aunque las pasarelas se hagan más teatrales, habrá una gran diferencia entre lo que los diseñadores muestran y lo que realmente terminan vendiendo durante la semana.

Los consumidores estadounidenses han reducido sus gastos en los últimos meses ante la caída del mercado inmobiliario. Las ventas navideñas de los minoristas han sido las peores en cinco años, e incluso afectaron a algunas cadenas de lujo tales como Saks, Tiffany, Coach y Richemont.

La situación de los minoristas

La diseñadora Rebecca Taylor, que vende sus creaciones de moda femenina en tiendas estadounidenses como Bergdorf Goodman, Saks y Bloomingdale's, cree que algunos minoristas asumirán menos riesgos en la temporada de otoño 2008 debido a la crisis del año pasado.

"A medida que se reduce el tráfico en las tiendas por departamentos, los minoristas se centran mucho más obtener beneficios", ha comentado Taylor a este respecto.

Pero además de reducir los pedidos en algunos casos, la economía también influye en los diseños.

"Tal vez estoy siendo más frugal, un poco más conservador", ha indicado por su parte Arthur Mendonca, un diseñador que debutará este año en la Semana de la Moda de Nueva York. "En lugar de minifaldas, mostraré más prendas a la altura de la rodilla para que sean más accesibles para el consumidor".