La vida pendiente del hilo del crédito

Las personas hipotecadas desde el año 2002 ya pagan un tipo de interés más alto que cuando suscribieron el préstamo

Alfredo y Adriana vivían en Brasil por motivos laborales. A pesar de ello, decidieron comprarse una casa en Madrid en 2001. Para financiarla recurrieron a una hipoteca. Todo el papeleo previo lo hicieron vía internet. Volvieron aMadrid sólo para firmarla: 30 millones de las antiguas pesetas, unos 270.000 euros a devolver en 25 años con un tipo de interés inicial del 5,25%, lo que suponía pagar una letra mensual de 1.080 euros. Desde entonces, cada 12 meses, su entidad, les revisa el precio de su crédito: las nuevas cuotas se calculan sumándole al Euríbor (principal referencia hipotecaria) un diferencial de 0,4 puntos.

La peor parte se la llevan los hipotecados en 2004 y 2005, pues pagan 10 euros más por cada 10.000
Desde que en junio del año 2005 inició su escalada, el Euríbor ha subido 2,27 puntos

Más información

Nunca han vuelto a pagar tanto al mes: en 2002, 2003 y 2004, los tipos de interés de su hipoteca fueron recortándose hasta llegar a un mínimo del 2,6%, la mitad del inicial. La revisión de 2005 supuso tan sólo una leve corrección al alza; en 2006, ésta ya fue un poco más elevada y, en abril de 2007 ha vuelto a subir hasta colocar el precio de su crédito en el 4,46%. Su viaje hipotecario ha sido, como ellos mismos dicen, de ida y vuelta: "Asumimos pagar algo más de 1.000 euros al mes y nos encontramos con el tiempo que abonábamos poco más de 800 euros. Ahora volvemos a casi 1.000 euros (975 euros exactamente) y sabemos que el año próximo, si siguen subiendo los tipos, regresaremos al principio, aunque podemos asumirlo porque los dos trabajamos. Esos 150 euros que pagamos ahora de más molestan, pues uno se acostumbra a que le recorten las letras pero no a que se las suban".

La senda hipotecaria de Alfredo y Adriana es la de una buena parte de los españoles, aunque no la de todos, ni siquiera de la mayoría. Desde que en junio de 2005 iniciase su escalada, el Euríbor ha subido 2,27 puntos, del 2,103% al 4,373% del pasado mes de mayo, último dato oficial del Banco de España. Dado que en España, casi el ciento por ciento de los créditos para adquisición de vivienda se firma a tipo variable, el resultado de este alza continuada es que, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), "aproximadamente el 98% del volumen total de préstamos ha estado expuesto, en mayor o menor medida, al impacto de la actual política monetaria. No sólo eso: más el 78% de las familias que tienen contratado un préstamo hipotecario a tipo variable están pagando cuotas de amortización superiores a las que pagaron inicialmente".

Dentro de este último grupo, las diferencias son importantes: quienes contrataron su hipoteca en 2002 tienen hoy, en promedio, un tipo de interés 0,13 puntos más elevado que entonces (sus letras mensuales se redujeron inicialmente, pero han vuelto al origen); los que lo hicieron un año más tarde pagan ahora 1,24 puntos más (unos ocho euros mensuales más por cada 10.000 solicitados a un plazo de 25 años); los que lo hicieron en 2004 y 2005 (que se corresponden con el mayor incremento en el precio de la vivienda) se llevan la peor parte: sus tipos de interés son actualmente 1,75 puntos más altos. Pagan de media, unos 10 euros más al mes por cada 10.000 euros.

Quienes suscribieron su hipoteca el pasado año y ya han revisado su precio han visto aumentar sus cuotas mensuales en cerca de 100 euros al mes; quienes aún no lo han hecho pero les tocará en los próximos meses, deberán asumir un alza similar. La cuestión es que en breve, muy probablemente a decir de los expertos, los tipos de interés subirán cerca de medio punto: el Euríbor podría colocarse en torno al 5%, dado que ya se negocia al 4,5%. Y, entonces, todos los que firmaron su crédito a partir de 2002, de nuevo, pagarán más dinero al mes.

María José y Luis llevaban viviendo de alquiler en Barcelona 13 años. Pagaban 500 euros mensuales. Hace más o menos un año terminaba su contrato. El propietario les comunicó que el nuevo precio era de 850 euros. En ese momento se plantearon adquirir una vivienda: "Si los alquileres fueran más asequibles, nunca lo habríamos hecho", dicen. Y compraron, entre otras cosas, porque tenían algo de dinero ahorrado que les permitió dar la entrada de su nueva casa.

El pasado mes de octubre firmaron una hipoteca a 30 años de 192.000 euros al 4,3% de interés por la que abonan 950 euros mensuales. "Son 100 euros más de lo que hubiéramos pagado de alquiler, pero prácticamente el doble de lo que abonábamos antes. Sabemos que en octubre nuestra letra volverá a subir, esta vez por encima de 1.000 euros. Si ya vamos justos ?hemos reducido buena parte de nuestros gastos y este año hemos dicho adiós a las vacaciones?, los meses que vienen serán peores. Si tenemos que realquilar una habitación, lo haremos", explican María José y Luis.

La historia de Laura es aún más dura. Hace algo más de dos años, compró en pareja un piso de 50 metros cuadrados en Madrid. Teóricamente, dos sueldos para afrontar una mensualidad de 830 euros. La pareja se rompió y Laura recompró su parte del piso. ¿Resultado? Una hipoteca ahora de más de 185.000 euros que le cuesta 1.004 al mes. Demasiado. Mucho más sabiendo que, a partir de octubre, es muy probable que supere los 1.100 euros. "Para una sola persona, asumir este gasto es muy complicado. He ido a mi banco a renegociar el crédito para alargar su plazo. Los gastos que esa operación conlleva casi no compensan. Espero a que la nueva Ley Hipotecaria los abarate. Mientras tanto, hago todo tipo de números".

En busca de soluciones

Para muchas familias la pertinaz subida de los tipos de interés está causando problemas económicos. Una parte de ellas trata de solventarlos renegociando las condiciones de su hipoteca —según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de novaciones crece a ritmos superiores al 21% anual—.Otra parte recurre a reducir sus gastos o a buscar ingresos adicionales. Y otra, simplemente, deja de pagar, al menos momentáneamente,las letras. No son tan pocos los hogares incluidos en este último grupo. La tasa de morosidad crece a ritmos anuales superiores al 30% (más para las cajas que los bancos) aunque aún se mantiene en niveles y bajos, en torno al 0,5% del saldo hipotecario, según los datos oficiales.

Evitar caer en cualquiera de las situaciones anteriores es una de las premisas básicas de quienes se plantean hipotecarse hoy. Comoparece que los tipos seguirán subiendo, hay que solicitar un volumen de capital que arroje letras mensuales que no ahoguen la economía familiar. or si los tiempos vienen más duros. Es más, no es un malmomento para plantearse suscribir hipotecas a tipo fijo, que pueden llegar a compensar.

Los jóvenes, el colectivo con más dificultades de acceso a la vivienda, no debe obviar que las comunidades autónomas no sólo disponen de ayudas para la compra sino que, en muchos casos, tienen acuerdos con entidades financieras para ofrecer hipotecas con unas condiciones bastante ventajosas. En Madrid, la Hipoteca Joven es a 40 años, por el 100% del valor de tasación, con un tipo de interés inicial del 3,799% y con revisiones de Euríbor más 0,37 puntos.

Lo más visto en...

Top 50