Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato, primer español nombrado director del FMI

El consejo ejecutivo del organismo respalda de forma mayoritaria al candidato europeo

El ex vicepresidente del Gobierno de Aznar y ex ministro de Economía Rodrigo Rato será el noveno director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), según ha confirmado hoy el consejo ejecutivo del organismo. La decisión refrenda el predominio de 60 años de los europeos al frente del organismo, pero supone la primera gerencia para un español.

En la sesión, presidida por la directora gerente en funciones, Anne Krueger, se celebró una primera votación para recabar las opiniones individuales de los directores sobre los dos candidatos: Rodrigo Rato y el estadounidense de origen egipcio Mohamed El-Erian. Tras establecer los apoyos con los que contaba cada uno, los directores ejecutivos procedieron a una votación formal, hacia las 20.00 horas, en la que el español fue nombrado candidato definitivo.

Pese al secreto que ha rodeado el proceso, no se esperaban sorpresas sobre quién lograría la novena dirección del Fondo en su historia. "Todos saben que será Rato", confesó esta mañana un director del organismo. Porque el economista, de 55 años, ha sabido hacerse con el apoyo de la Unión Europea y de Estados Unidos, el principal accionista del organismo y el único país con derecho de veto en el Consejo Ejecutivo. El ex ministro español también se grangeó el respaldo de 18 países de América Latina, así como palabras elogiosas de los representantes africanos y del Grupo de los 24 países en desarrollo, según los cuales tiene las "credenciales apropiadas" para el cargo.

Su vencido rival, Mohamed El-Erian, actual director de operaciones del fondo de inversión PIMCO, fue propuesto por el director ejecutivo egipcio, Shakour Shaalan, quien presentó además otros dos candidatos: el estadounidense de origen zambio Stanley Fischer y el británico Andrew Crockett. Los tres candidatos propuestos por Shaalan tenían en común una larga experiencia profesional en el Fondo. Fischer y Crockett pidieron la retirada de sus candidaturas, mientras que El Erian dio el visto bueno a que se utilizara su nombre como un intento de forzar una mayor transparencia y apertura en el proceso de selección.

Primero Argentina

Iberoamérica espera que un FMI presidido por Rato, que ha ganado credenciales en el extranjero como experto en esa área, sea más consciente de sus necesidades. Sus conocimientos de la región serán clave para negociar con los Brasil y Argentina, que intentarán arrancar concesiones en el pago de la deuda, la austeridad fiscal, las privatizaciones y otras reformas exigidas.

Sobre Argentina, principal deudor del organismo con 88.000 millones de dólares en bonos soberanos que Buenos Aires dejó de pagar a finales de 2001, deberá pronunciarse en algún momento.

El FMI se ha mantenido hasta ahora al margen de las negociaciones del Gobierno de Kirchner con los acreedores, que exigen al Fondo que presione para que les sea devuelto un mayor porcentaje de lo adeudado. Tal y como recuerda César Muñoz Acebes, de EFE, citando a John Williamson, del Instituto de Economía Internacional, Rato fue medió en pro de "la línea de comunicación entre el Fondo y Argentina en algunos momentos".

Asimismo, el Fondo augura que el precio del dinero se elevará en EE UU en los próximos meses, lo que encarecerá de forma inmediata la deuda en dólares y colocará en una situación delicada a Brasil que, a pesar de haber respondido con obediencia a sus últimas obligaciones, acarrea todavía una deuda superior al 80% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Europa se hace con la novena gerencia del organismo

Desde la fundación del FMI y su institución hermana, el Banco Mundial, en la conferencia de Bretton-Woods en 1944, la tradición dicta que un europeo se haga cargo de la dirección del Fondo. Lo que ya parecía un axioma, antes incluso de confirmarse el nombramiento de Rato, ha suscitado una oleada de protestas de otros países, de organizaciones no gubernamentales y de académicos, que tildan la repetición de anacronismo. Incluso el último director gerente, el alemán Horst Köhler, ha sumado su voz a las que piden un cambio en las cuotas de votación dentro del consejo ejecutivo del FMI, para que representen mejor a los países en desarrollo.

En una entrevista concedida a la revista interna del Fondo, Köhler, quien presentó su dimisión el pasado 4 de marzo para presentar su candidatura a las elecciones presidenciales alemanas, indicó que la cuota de voto de los países en desarrollo "ya no refleja el peso de éstos en la economía mundial".

Más información