La subida del IPC obliga al Gobierno a gastar 943 millones más para compensar las pensiones

Los precios se dispararon tres décimas el mes pasado, lo que situó la tasa interanual en el 2,8%.- Noviembre se toma como referencia para actualizar las pensiones

La subida del 0,3% del IPC el pasado mes de noviembre elevó la tasa interanual al 2,8%. Esas ocho décimas que separan el dato real de la previsión del Gobierno tendrán un coste adicional para el Estado de 943 millones de euros, según la estimación del Ministerio de Trabajo, que deberá pagar a los pensionistas para compensar la subida.

IPC de noviembre
GrupoVariación sobre octubreVariación en el año (%)Variación en 12 meses
Alimentos0,13,64,3
Alcohol y tabaco0,02,72,7
Vestido y calzado3,33,02,3
Vivienda0,32,83,0
Menaje0,31,61,9
Medicina0,12,02,1
Transporte0,01,01,6
Comunicaciones-0,6-0,1-0,3
Ocio y cultura-1,1-0,90,4
Enseñanza0,24,34,9
Restauración-0,13,84,0
Otros0,13,03,1
GENERAL0,32,42,8

Más información

Estos 943 millones de euros de más se deben a que la tasa interanual de noviembre es la que se usa de referencia para la revalorización de las pensiones, que deben mantener el poder adquisitivo por Ley. De esta cifra, 476 millones se dedicarán al abono de la paga compensatoria, que se imputará a los Presupuestos de la Seguridad Social de este año, y otros 467 millones a la consolidación de esta desviación en 2004, con cargo al Presupuesto del próximo ejercicio. Así, casi 7,8 millones de pensionistas contributivos y más de 486.000 pensionistas no contributivos tendrán una subida adicional del 0,8%, que la Seguridad Social les abonará en un pago único en enero.

Según los datos hechos públicos a primera hora de la mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) se mantuvo en tasa interanual en el 2,6%, a pesar de crecer en el mes cuatro décimas. En noviembre, se encarecieron sobre todo el vestido y el calzado, un 3,3%, así como el grupo de vivienda y menaje, con una subida del 0,3%, mientras la enseñanza volvió a sufrir un aumento de dos décimas. Los precios se abarataron en ocio y cultura un 1,1%, y seis décimas en comunicaciones.

Compensar el menor poder adquisitivo

Por su parte, carburantes y combustibles crecieron un 0,4%, y un 0,3% los productos energéticos, pasando a tasas interanuales positivas del 1% y 1,1%, cuando en octubre restaban un 2,9 y un 1,8%, respectivamente. En el último año, las rúbricas más inflacionistas han sido la de enseñanza, con un crecimiento del 4,9%, y la de alimentación, con uno del 4,3%. De este modo, las que menos se encarecieron fueron las partidas de ocio y cultura, a pesar de subir un 0,4%, y bajaron las comunicaciones un 0,3%, gracias a las mejores tarifas telefónicas. En el capítulo de los alimentos frescos, destaca la carestía de frutas (12,9%), patatas (17,5), huevos (18,6) y legumbres y hortalizas (7,3).

Tras conocerse el dato, el secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, se ha apresurado a escudar la subida del IPC fundamentalmente en la evolución de la energía y las comunicaciones. Al mismo tiempo, ha asegurado que la tendencia sigue siendo a la baja. "Aunque el dato no puede calificarse de positivo, porque ha habido una aceleración de dos décimas, se ha ajustado a las expectativas" que tenía el Ministerio.

Por ahora, la presión inflacionista española se deja sentir en la zona euro, a pesar del mejor comportamiento de los precios en Alemania o Italia, según el último índice del Instituto de Investigación de Ciclos Económicos. La Oficina Estadística Eurostat anunció el pasado día 5 una subida de dos décimas del IPC interanual (al 2,2%) en noviembre, también dos por encima del techo que delimita la estabilidad de los precios a medio plazo.

Lo más visto en...

Top 50