Los supermercados achacan la subida de los precios de los alimentos a la ola de calor

Los agricultores culpan a los distribuidores

La patronal de los supermercados, Asedas, niega que el mercado de la distribución de hortalizas esté "en manos de cuatro", en contra de lo mantenido por la organización agraria Asaja, y asegura que la subida de precios se debe a una menor producción como consecuencia de la ola de calor del pasado verano y a efectos estacionales más o menos normales, según ha señalado el director general de Asedas, Ignacio García Magarzo.

Más información

"Tenemos una distribución muy eficiente, muy competitiva, que para nada está en manos de cuatro. Lo que tenemos son cuatro grandes cadenas que tienen un gran volumen de compras, pero a la vez tenemos otras 40 ó 45 que son muy competitivas y que cada una, con su pequeño volumen, condiciona absolutamente el mercado", ha agregado Ignacio García Magarzo.

En este sentido, la patronal de grandes superficies, Anged, ha asegurado que sus asociados sólo venden el 11% de los alimentos frescos. "Aunque tuviéramos vocación inflacionista, matemáticamente no lo podríamos conseguir", según fuentes de las grandes superficies.

Respecto a un supuesto acuerdo de mantener precios altos en origen para contentar a los agricultores de cara a importaciones de terceros países, como sostiene la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), el director general de Asedas ha asegurado: "a lo mejor hay una gran empresa española que le puede beneficiar; estoy seguro que a otra le perjudica. Eso no puede ser".

Asaja culpa a los distribuidores

Por su parte, Asaja considera que las pocas centrales de compras que controlan el sector de la distribución alimentaria en España, las que abastecen a las cadenas de supermercados e hipermercados, son en parte responsables de la escalada de los precios de las verduras en septiembre.

Estos grupos de la gran distribución han acordado pagar mejor a los productores porque en Levante y Holanda se está en un compás de espera intercosechas y porque se quiere facilitar la aceptación social de acuerdos comerciales con terceros países, como el referente a la importación de tomate marroquí, según ha afirmado el responsable de la sectorial hortofrutícola de Asaja, Francisco Vargas.

"Eso nos tiene muy preocupados", ha añadido Vargas, "porque en definitiva viene a demostrar que estamos en manos de la distribución, que la producción puede hacer bien poco, porque ellos se ponen de acuerdo y en un momento determinado pueden incluso soportar menos beneficios para, cuando les interese, tener todos los beneficios que consideren oportunos".

La polémica ha surgido a raíz de la fuerte subida de los precios de los alimentos frescos, que ha llegado en algunos casos al 50% en los últimos 12 meses, como las judías verdes o los tomates. El Ministerio de Economía ha ordenado al Servicio de Defensa de la Competencia que investigue si la fuerte subida de los precios de los alimentos frescos.

Lo más visto en...

Top 50