Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TELEVISIÓN

'Águila roja' y 'Cuéntame', en el aire

TVE planea congelar la emisión de sus series de más éxito para ahorrar costes

Águila roja y Cuéntame están en el foco de los recortes. La reducción de 200 millones de euros en el presupuesto de RTVE para este año se puede llevar por delante dos de las series más populares de la televisión pública, con audiencias que superan los cinco millones y medio de espectadores. La emisión de nuevos capítulos a lo largo de 2012 está en el aire. Si RTVE no consigue renegociar a la baja con el Gobierno el hachazo económico en sus cuentas, tanto Águila roja (producida por Globomedia) como Cuéntame cómo pasó (a cargo del Grupo Ganga) desaparecerán de la parrilla. Al menos los nuevos capítulos. Una de las opciones que se barajan es cubrir su hueco con repeticiones de temporadas anteriores. Una alternativa más barata pero que corre el riesgo de mermar la audiencia de TVE, que hoy por hoy sigue siendo líder de la televisión española (14,2% de cuota de pantalla en el mes de enero).

Una de las opciones pasa por cubrir los huecos con repeticiones

Mejor suerte ha corrido el serial de sobremesa Amar en tiempos revueltos (realizada por Diagonal TV, filial de ficción del gigante Endemol), que figuraba también en los planes de ahorro de TVE. Esta producción (que se emite de lunes a viernes) seguirá estrenando episodios, al menos durante el mes de febrero, según explicaron fuentes del Consejo de Administración de RTVE.

Este organismo evaluó ayer las medidas de ajuste para intentar que la rebaja en el presupuesto de este año (de los 1.200 millones de euros previstos, a 1.000) tenga efectos devastadores en la parrilla de la televisión pública. Frente a las posturas apocalípticas de algunos directivos, que propugnaban la retirada de las series españolas más emblemáticas, el Consejo ha acordado abrir un paréntesis de un mes antes de congelar su emisión.

En marzo, una vez examinado el presupuesto final y sabido con precisión el dinero que TVE pueda gastar en contenidos, los consejeros adoptarán medidas definitivas. No emitir nuevos capítulos de Águila roja o Cuéntame en 2012 es una estrategia contable, ya que TVE computa como gasto un producto cuando se emite, no cuando se compra. Esa es la explicación que dan fuentes del Consejo para justificar la posibilidad de estas series desparezcan de la parrilla durante este año. Águila roja terminó la temporada hace 10 días y Cuéntame cierra hoy la 13ª entrega.

Televisión Española subraya que las medidas estudiadas por el Consejo no significan que se suspenda la grabación de estas series, sino que dejan de emitirse porque "han agotado su temporada". Pero admiten que no está garantizado su retorno en los próximos meses.

Cuéntame, que ha cumplido 10 años en antena, y Águila roja, la ficción más vista, son algunas de las series con mayor presupuesto. Cada uno de los capítulos ronda los 800.000 euros.

TVE tiene en la nevera producciones de gran envergadura que todavía no se ha estrenado, como la serie de época Isabel, sin fecha de estreno. "No creemos que sea necesario sacrificarla", señalan fuentes del Consejo de Administración. Aunque ninguna producción está a salvo. Si RTVE no logra suavizar la poda en el presupuesto anunciada por el Ejecutivo, se verá obligada a hacer una parrilla más barata. Las series nacionales (junto a los deportes) son los contenidos más gravosos.

Además, los consejeros aprobaron ayer un plan para reducir costes que incluye incrementar los contenidos de producción interna, reducir la estructura directiva (y sus retribuciones) y rebajar el sueldo a las estrellas y a los contertulios de los programas informativos y magacines, tanto de TVE como de RNE. Lo consejeros tendrán que decidir si estas medidas se aplican al 10% o al 50% de los altos cargos.

Los recortes podrían afectar también a los contratos con los proveedores. La Corporación planea renegociar la factura que se le paga a Abertis (la empresa que distribuye las señales de televisión) o a Telefónica. Otra de las vías de ahorro pasa por pactar precios a la baja con las productoras privadas.

Este abanico de opciones implicaría un ahorro de unos 60 millones de euros. Pero la Corporación tiene otras alternativas encima de la mesa -cerrar alguno de los canales, por ejemplo- aunque considera que hay determinados "pilares" que son "irrenunciables". A lo largo de esta semana se elaborará el catálogo de aquellas ofertas que hacen de TVE una televisión de servico público y a las que ni siquiera un tijeretazo del presupuesto debe llevarse por delante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de febrero de 2012