Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canal 9 abonó 634.000 euros por tres reportajes de sesgo ultraconservador

Canal 9 no compró tres reportajes a la empresa Triskel Audiovisual, vinculada a Fernando Lázaro Quintela, actual director de Antena de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), por 200.000 euros, una cantidad desorbitada que puede multiplicar por 50 los precios de mercado de la emisión de un documental que tuviera calidad. Pagó el triple.

Aunque fuentes oficiosas de la televisión autonómica habían comentado que el precio pagado por RTVV, y no desmentido por la cadena, era de 66.000 euros por cada uno de los tres reportajes, según denunció ayer el comité de empresa de RTVV, que ha tenido acceso a información de los pagos, el 26 de julio de 2011 se firmó un contrato con Triskel que suponía el abono de 538.000 euros más IVA, es decir, 634.840 euros, por los derechos de tres reportajes. Canal 9 hasta ahora solo ha emitido uno de los tres programas.

Se trata de tres reportajes de actualidad de sesgo ultraconservador y de bajo presupuesto, que perfectamente podrían haber elaborado los periodistas de la casa; nada que ver con un documental elaborado con años de producción, viajes al extranjero, y alardes de montaje, por lo que el dinero abonado resulta disparatado, a juicio de los sindicatos. "Con ese dinero hacemos reportajes así para todo el año", denuncia el comité de empresa.

RTVV, que no desmiente el pago de más de 600.000 euros por los programas -"mantenemos la confidencialidad de los contratos"-, aseguró ayer que se compraron no solo derechos de emisión, sino también los de explotación.Según la cadena autonómica, efectivamente, se firmó el contrato en julio (no confirma la fecha del día 26 que esgrime el comité de empresa), pero asegura que en el contrato se obtuvieron todos los derechos de explotación, y no solo los de emisión. Y es por eso que los tres documentales, tal y como ya se había publicado estos días, se han podido ver en la cadena Intereconomía TV, que defiende los postulados más a la derecha del espectro político. Al igual que Canal 9 no explica cuánto le costaron los tres reportajes, no da cifras de cuánto ganó por la venta del derecho de emisión a la cadena nacional.

RTVV también asegura que a finales de 2011 Triskel renegoció el contrato para recuperar ciertos derechos (tampoco dice cuáles, si afectan a áreas de emisión, idiomas...) y al final se ha abaratado el contrato un 50% de lo inicialmente firmado. La cadena tampoco facilita los datos finales de ese contrato. Ni tampoco aclara si el documento inicial lo firmó el administrador de la cadena, Luis Redondo, o el propio director general de RTVV, José López Jaraba, obligado a hacerlo si las cantidades de los contratos superan cierto límite, que según algunas fuentes se sitúa en 600.000 euros.

El caso es que hasta ahora los valencianos solo han podido ver, el pasado 24 de enero, uno de los documentales el titulado Garzón: el jutge estrela al descobert, documental muy crítico con el juez Baltasar Garzón que abordaba los procesos judiciales que afronta en estos momentos, y que ya fue emitido por Intereconomía el 30 de octubre de 2011.

Quedan pendientes el dedicado al líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba (que dio la cadena nacional el 13 de noviembre), y el de los GAL (en Intereconomía el 6 de noviembre). Este último fue programado por Canal 9 el 20 de noviembre pero se canceló por el anuncio de ETA del abandono de las armas.

Como publicó ayer EL PAÍS, el precio pagado era desorbitado ya con la cifra inicialmente barajada (más aún si el coste final es de 634.840 euros), puesto que la emisión de un documental en cadenas generalistas no cuesta más allá de 1.000 o 1.500 euros. Además, los documentales que normalmente coproduce Canal 9, y que con ello obtiene los derechos de emisión, solo consiguen como máximo 18.000 euros de la cadena autonómica.

Pero es que además hay que tener en cuenta que Alberto Fabra, presidente de la comunidad con el mayor índice de deuda de toda España, que ronda el 20% del PIB, ya lanzaba en verano pasado mensajes de austeridad para afrontar la crisis. Y ha sido bajo su gobierno cuando RTVV, con deudas por 1.200 millones, se gasta un dinero que la oposición califica de "saqueo" a las arcas públicas. Bajo su mandato y con su consentimiento, pues ha sido con su permiso cuando se ha renovado el consejo de administración de RTVV, cuando se ha renovado la confianza en López Jaraba como director general, y cuando se ha contratado como director de Antena a Fernando Lázaro Quintela, anterior director de Organización y Desarrollo de Intereconomía TV.

La oposición también ha criticado que se favorezca con tanto dinero a una productora vinculada con Quintela, cuando precisamente es el nuevo directivo de RTVV al que en principio se señaló para poner en marcha el expediente de regulación de empleo (ERE) del ente, que según algunas fuentes podría afectar a más de dos tercios de sus 1.800 trabajadores. Solo está pendiente la contratación por 190.000 euros de la empresa que llevará las cuestiones técnicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de febrero de 2012