Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MODESTO POSE | Secretario provincial del PSdeG de Pontevedra

"Si los que están contra Vázquez dimiten, se va media ejecutiva"

A falta de un aspirante que le discuta a Pachi Vázquez la secretaría general, Modesto Pose (Malpica, 1955) encabeza al sector crítico. El diputado y secretario del PSdeG de Pontevedra advierte contra la posibilidad de que Vázquez pueda salir reelegido por "descarte", pero está convencido de que habrá rival para el actual líder socialista en el congreso nacional de la próxima primavera.

Pregunta. ¿Qué importancia tiene el próximo congreso?

Respuesta. Frente a la gente que opina que hay que hablar dentro, y que son asuntos internos... No. Un partido es un pilar básico del Estado democrático, y tiene que prepararse para el futuro y arreglar sus cosas. Tenemos una oportunidad que no podemos desaprovechar para que el partido funcione. Los que dicen que no hablemos de personas, sino de ideas, son los que al final nunca hablan de programas. Las personas también representan cosas con su credibilidad: tienen más o menos rigor... De eso es de lo que hay que hablar. Claro, si uno piensa que su voluntad de ser secretario general es más que suficiente para repetir, y estamos a ver si ninguno compite y soy yo porque nadie quiere serlo... No puede ser porque fulanito no quiere, y el otro tampoco, y este se descarta y me quedo yo.

"Hay que buscar un líder, y tenemos gente con mejor perfil que el secretario general"

"Estoy convencido de que en el congreso habrá una alternativa. Seguro"

"Francisco Caamaño puede rectificar y presentarse, y José Blanco también"

"Creo que la sanidad es el problema que le puede costar la Xunta a Feijóo"

P. ¿Qué balance hace del mandato del secretario general?

R. Tiene una parte muy positiva, que es de valentía, cuando acabamos de perder unas elecciones y da un paso al frente. Y tiene un déficit muy importante, porque a mí me gustaría un secretario general que trabaje más por la unidad del partido. Es muy fácil buscar diferencias entre los compañeros, pero lo fundamental en los proyectos políticos es encontrar la argamasa que nos una a todos. No consiguió ese objetivo, y es una evidencia que fue apoyado por mucha más gente que la que le apoya hoy en día.

P. ¿Por qué razones?

R. Lo objetivable es el resultado: muchos menos apoyos que los que tenía. Un líder político moderno debe ser capaz de ilusionar, y no estar en posesión de la verdad e ir contra todo. Podíamos haber sido un poco más equipo. Y en muchos temas, también más rigurosos.

P. ¿Por ejemplo, en el asunto de las cajas o en el de las incompatibilidades?

R. Es verdad que en el tema de las cajas era difícil entender nuestro discurso, si uno tira de hemeroteca. Pero era un asunto difícil. Hubo otros temas concretos que desgastaron. Tú de repente ves un titular, y bueno... Te llama la atención, porque se podía haber medido un poco más. No me gusta poner ejemplos, pero hablo de titulares de sanidad, titulares de narcotráfico... Una retahíla.

P. El "ahí, ahí" famoso sobre Feijóo y el narcotráfico.

R. Bueno, pero lo que pasa es que es el sumatorio total el que hace que uno esté en un valor o en otro. Es verdad que la política en Galicia está un poco encanallada, y es verdad que el máximo responsable sea Feijóo. En los debates y en las preguntas al presidente no hay un debate político serio, riguroso. Entrar en ese terreno... Yo creo que habría que procurar otra forma, y buscar el rigor respetuoso en las formas y con los oponentes. Creo que hay razones bastante objetivas para el relevo. Yo estoy por buscar el mejor candidato, el mejor líder, y hay compañeros que tienen mejor perfil que Pachi.

P. Se ha hablado de Francisco Caamaño, de Iván Puentes...

R. Hay compañeros de capacidad sobrada, que serían bien vistos por mucha gente y que ya salen por ahí, en los medios. Otros quieren despachar el congreso con rapidez, para dotarnos de candidato por si se adelantan las elecciones. Pero el congreso es la plataforma ideal para lanzar la alternativa a Feijóo. Estoy convencido de que va a haber alternativas. Convencido. Puede que a algunos les dé un poco de miedo, porque es ponerte en primera línea, pero es un proyecto atractivo al que no se puede renunciar.

P. Caamaño se ha descartado. ¿Cree que aún puede rectificar?

R. El tiempo es cuando sea el congreso. Sería anómalo que ahora se posicionaran los candidatos alternativos a Pachi. A la gente tampoco le gusta tirarse a la piscina sin agua. Pero no solo Caamaño. Por ejemplo, también Pepe Blanco.

P. Con la situación del PSdeG, ¿encontrarán a alguien que no esté contaminado por alguna derrota, sea orgánica o electoral?

R. Los liderazgos no se deben calificar solamente por los resultados. Siempre influyen, pero yo no soy de los que le achacan a Vázquez el tema de la derrota. Hombre, también es verdad que no se puede poner a Galicia del revés, como si tuviéramos un plus de resistencia mayor. En España, el PP tiene en las generales el 44,8%. En Galicia, el 52,5%. Pero si la alternativa y el futuro es Pachi Vázquez, algunos estaremos equivocados y punto.

P. Esta semana dimitieron dos miembros de su ejecutiva provincial. ¿Se siente cuestionado?

R. La gente va tomando posiciones de cara a los congresos. En la ejecutiva gallega, en fin, si se le diera por dimitir a los que no están de acuerdo con Pachi, no sé yo cuántos, pero serían la mitad, si no más. No me siento cuestionado. Sé quiénes son y por qué lo hacen. Pues oye, Pachi tiene su equipo, que es Carmen Gallego, María Quintas y no sé, usted me dirá algunos más. Y no pasa nada.

P. Hablaba de resultados. De los 300.000 votos que se perdieron, casi 100.000 cayeron en su provincia.

R. No me afectan personalmente esos votos perdidos. Pero si vamos a comparar, búsqueme resultados de otras provincias. Dicho esto, yo sí me considero afectado y dolido por los resultados de Pontevedra. Pero no son peores que los de ningún sitio de Galicia.

P. Dijo que si perdía la alcaldía de Vilagarcía, dejaba la secretaría provincial

R. Cuando le dije eso a usted creía, y creo, que uno que es cuestionado en su pueblo, que es donde lo conocen más, no puede aspirar a ser aceptado en un ámbito más grande. Cuando usted me preguntó, estaba diciendo que si soy cuestionado en Vilagarcía de una forma individual, era lógico tomar esa decisión. Pero creo que no fue así. Aguantamos un poquito el tirón, pero el tsunami era fuerte en todos los lados.

P. Es un momento especialmente dedicado para la sanidad, de la que usted es portavoz en el Parlamento.

R. Hay un problema fundamental, que es el discurso de que esto es insostenible. Y eso es mentira. La sanidad española es barata y eficiente, porque un transplante de riñón te ahorra mucho dinero en diálisis, por ejemplo. Hay disminución de ingresos y hay que racionalizar las cosas, pero eso es una cosa y otra distinta es tocar lo que es igual para todos. Y además, el PP está empezando a hacer algo que cala en alguna gente, incluso de izquierdas, que es diferenciar a los pobres. Es el primer paso para darles una cosa a los pobres y otra a los ricos. Y eso, conjuntamente con medidas de financiación que hipotecan el futuro, como los nuevos hospitales... Eso sí que pone en riesgo el sistema. Es pornográfico lo que están diciendo Feijóo y la conselleira. Cada día nos despertamos con que si quieren hacer pagar la comida, que si la ducha, que si las recetas. Pero qué quieren, ¿poner de los nervios a la gente? ¡Pero si hay gente que necesita de la sanidad casi todos los días! Desde luego, sin ningún mérito de este portavoz, porque son todos para la conselleira de Sanidad, con la ayuda de Feijóo, yo creo que hoy, con mucho, el problema que le puede hacer perder las elecciones es este.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de diciembre de 2011