Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ley eliminará trabas ambientales para la nueva planta de basuras

La planta de O Irixo se beneficiará de la categoría de "proyecto estratégico"

El pleno del Parlamento de esta semana someterá a votación el dictamen de la Ley reguladora de Política Industrial. Impulsado por el PP, este proyecto fue aprobado durante el primer Consello de la Xunta de septiembre y ahora culmina su tramitación parlamentaria. El texto introduce una nueva figura legal que permitirá ahorrar hasta nueve trámites a la nueva planta basurera que se construirá en O Irixo.

La ley crea la categoría de los "proyectos industriales estratégicos". Serán aquellos que generen 250 puestos de trabajo y cuya inversión supere los 50 millones. La nueva Sogama del sur cumple ambos requisitos. El plan de viabilidad al que se refirió el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández. Cuando anunció la ubicación, recoge que Estela Eólica -empresa de capital castellano-leonés- invertirá 230 millones, creando los empleos mínimos necesarios para acogerse a esta figura legislativa. Ni uno más, ni uno menos.

La Ley de Industria permite un procedimiento ambiental abreviado

El proyecto de Estela Eólica tampoco precisará licencia municipal

Los proyectos industriales estratégicos sometidos se someterán a un procedimiento abreviado de evaluación de incidencia medioambiental, al considerarse que lo acomete directamente la Administración autonómica, a pesar de ser una inversión íntegramente privada. La Sogama del sur quedará exenta de licencia urbanística municipal y evita prácticamente toda la tramitación municipal. Si la nueva planta no siguiese el procedimiento abreviado, podría denegarse la licencia y acordarse su inejecución. Con la nueva ley, la Xunta tomará el control urbanístico del proyecto.

El ayuntamiento tampoco someterá a información pública el proyecto: lo hará directamente la consellería. También se evita la notificación personal a vecinos y titulares, a efectos de alegaciones. Gracias a la nueva ley, la empresa podrá acogerse de forma directa a subvenciones de acuerdo con la legislación vigente.

Tras el Consello de la Xunta que aprobó el anteproyecto de ley, el conselleiro de Industria, Javier Guerra, aseguró que se busca "eliminar trámites burocráticos" y generar una industria "moderna, creativa y competitiva". Esta argumentación coincide en con la de Medio Ambiente, que sostiene que se trata de "eliminar la parte burocrática para evitar duplicidades, no las garantías". Desde este departamento recuerdan que los proyectos deberán superar igualmente la declaración de impacto ambiental.

La planta de O Irixo se construirá como proyecto asociado a los 186 megavatios que Estela Eólica ganó en el concurso eólico resuelto en noviembre de 2010. Dos meses después, la Xunta aprobó el nuevo plan de residuos de Galicia, que reintroduce la incineración como método para la eliminación de residuos. Otros cuatro más tarde, el alcalde de O Irixo ya gestionaba los terrenos para ubicar en su municipio el basurero. La empresa se encargará de su construcción y gestión sin concurso público. La pasada semana, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, reconoció que este basurero no solo tratará residuos de las provincias de Pontevedra y Ourense, tal y como se había anunciado. El presidente aseguró que Galicia contará con dos plantas y que corresponderá a los ayuntamientos decidir a qué complejo envían su basura, en función de las tarifas establecidas por cada una. La de O Irixo, que acumulará la mitad de los residuos recibidos en un vertedero, será de capital íntegramente privado, frente a Sogama que mantiene un 51% de capital público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de diciembre de 2011