Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:de noche

"En Madrid la gente no baila"

La crítica internacional señala a Pional como un revitalizador del 'house'. Frecuenta las mejores cabinas europeas pero no halla sitio en la noche de la capital. Es madrileño y hoy pincha por primera vez en la ciudad

En el ámbito de la música electrónica, en contadas ocasiones podemos sentir esa tonta satisfacción de que alguno de los artistas de nuestro país consiga repercusión fuera de nuestras fronteras. Internet sigue rompiendo barreras lentamente, y a los nombres del consagrado Henry Saiz y del barcelonés John Talabot, que continúa emergiendo a velocidad de vértigo, hay que sumar al madrileño Miguel Barros. Con los tres maxis publicados con su sobrenombre Pional ha conseguido elogios de la prensa especializada nacional e internacional, en especial con su último lanzamiento, Last house on the left, que lo ha llevado a ser considerado por el prestigioso sello Permanent Vacation como "el secreto mejor guardado de España" y a actuar en clubes de Alemania, Dinamarca y Holanda, además de en la última edición del festival barcelonés BAM. Todo ello teniendo que compaginar su pasión con su trabajo en un estudio de doblaje.

Curiosamente, a pesar de su procedencia madrileña, la primera actuación de Pional en la ciudad se celebrará esta misma noche. Encabezará el cartel de la fiesta de primer aniversario del blog Tower of Meaning, que en poco tiempo se ha convertido en referente nacional. Los motivos para la tardanza no son halagüeños. "Si no he tocado antes es porque no me han programado. Es un poco triste que no se me valore tanto en casa como fuera, pero casi lo prefiero. En Madrid la gente no baila, no porque no quiera, sino porque la acústica de las salas es un cero", opina. "El problema es que se busca el negocio, no que el cliente se sienta cómodo. Aunque hay sitios en los que las programaciones son buenas, en general el alcohol es malo, te cobran 20 euros por entrar, la música no te gusta...". Algo que en su opinión no ocurre en otros países de Europa como Alemania, donde se encuentra especialmente a gusto.

Pero la culpa del mal estado de la escena nocturna no recae, dice, exclusivamente en los dueños de las discotecas. "El Ayuntamiento ha puesto muchas trabas. Muchos sitios han tenido que cerrar por temas de acústica y por los controles de la policía. Ir a una discoteca de música electrónica en la que no se oye el bombo no tiene sentido. Es una tomadura de pelo", protesta. Al preguntarle si le gustaría montar su propio club, se le ilumina la cara. "Me encantaría. No hay ningún ambiente en Madrid relacionado con la música electrónica de los últimos cinco años. No lo veo factible económicamente, pero creo que si hubiera calidad, el público lo entendería. Sería el mejor club de Madrid, al menos para mí y mis amigos", bromea.

Para encontrar las razones del éxito de difusión de Pional hay que ir más allá de la calidad del producto. Ha sido señalado por los medios como uno de los revitalizadores del house, palabro que ha pasado de ser absurdamente evitado durante años por los más enterados a estar en boca de todo el mundo de nuevo. Como todo artista etiquetado, Pional se desmarca, y muestra una loable falta de prejuicios. "Creo soy más pop que house. No estoy encerrado en un estilo musical. En mi iPod no tengo nada de música electrónica. Escucho mucho pop comercial, buenas producciones mainstream. Mi favorita es Beyoncé. Creativamente es perfecta, y el trabajo de posproducción es alucinante", explica.

Aunque se enerve al comentar el estado de la industria musical española ("están los cuatro de siempre y lo hacen muy mal"), existe un reducto barcelonés en el que Pional está feliz de habitar. El reputado sello Hivern Discs es su casa desde que John Talabot, con el que colabora asiduamente y al que le une "una bonita amistad", le franqueó la entrada. "Es gente muy creativa", explica. "En Barcelona son menos pero hacen más piña".

Pional actúa hoy a partir de las 0.30 en la sala Siroco.

El Siroco se relanza como un nuevo local de referencia

- Si el adjetivo mítico está sobreutilizado no será por culpa de la sala Siroco. Activo desde 1980, este clásico malasañero ha sido renovado recientemente por sus fundadores para su relanzamiento como local de referencia. Su nueva programación ha incluido ya conciertos de Single, Nacho Vegas o Jonston, y para noviembre se esperan actuaciones englobadas dentro del Festival Primavera Club y la Red Bull Academy, entre otras muchas apuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de noviembre de 2011

Más información