Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2011 | Los actos de campaña

Un feminista llamado Griñán

Los colectivos de mujeres sí defienden el legado de Rodríguez Zapatero

Desde que estalló la crisis, José Antonio Griñán no ha parado de analizar, en público y en privado, sus causas y sus consecuencias. Desde todos los puntos de vista. Ayer en un encuentro con colectivos de mujeres advirtió de una las derivadas de la catástrofe económica: el de la "ridiculización" de los avances en materia de igualdad y del "retroceso en la conciencia ciudadana" de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. ¿En qué se nota? En todo, según él. En que vuelve a ponerse el acento en el "papel reproductivo de la mujer", creando en las mujeres una "mala conciencia", por ejemplo, para que opten por la lactancia materna de los hijos, algo que él describió como una forma de "canibalismo".

El Griñán más feminista se mostró ayer ante un nutrido grupo de mujeres del PSOE, que reivindicó el legado que en materia de igualdad ha dejado José Luis Rodríguez Zapatero. Griñán bautizó al presidente del Gobierno, del que apenas nadie habla en los mítines del PSOE, como el "político mundial que más ha hecho por los avances del hombre y la mujer".

El secretario general del PSOE andaluz animó a no bajar la guardia, a no dejar que se ridiculicen las quejas porque no se cumplen, por ejemplo, los criterios de paridad. Le ocurrió a él el miércoles cuando colgó un tuit sobre la ausencia de mujeres en los debates electorales. "Eso es una gilipollez", le respondieron. Y contra eso se revolvió: "Hay que tener constancia en estos avances, no cejar, porque si no te dicen que es una gilipollez". (Entre paréntesis: nada dijo Griñán de la ridícula presencia de mujeres en la lista del PSOE de Málaga).

El socialista animó a seguir dando la batalla con el lenguaje no sexista, a repetir "compañeros y compañeras", a decir "miembras" y recordó que si no hubiera sido por esa insistencia de muchas mujeres el diccionario de la Real Academia permanecería como hace 10 años. "No es una batalla irrelevante", enfatizó.

Pero en el acto electoral también hubo críticas hacia el Partido Popular por su posición en contra de las leyes de los matrimonios homosexales y del aborto. "Ellos entran en la cama de las personas y en el cuerpo de las mujeres", dijo. (Otro paréntesis: Arenas le contestó raudo, le pidió que no dijera "más tonterías" y que lo que el PP quiere es que "los hombres y mujeres se levanten contentos de la cama para ir a sus empleos").

Rosario Valpuesta, catedrática de Derecho Civil de la Universidad Pablo de Olavide, fue la primera en elogiar la política de Zapatero, no sólo por las leyes aprobadas durante sus dos mandatos, sino porque "ha metido a las mujeres en el discurso general". Valpuesta advirtió de que las jóvenes de 30 años no tienen conciencia de género y las están "fastidiando con una idea de nueva maternidad" en las que trabajar y ser madre resulta incompatible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de noviembre de 2011