Polonia consigue evitar la crisis

En los antiguos astilleros del sindicato Solidaridad de Lech Walesa en Gdansk, símbolo de la lucha contra la dictadura comunista, ahora también se fabrican torres para molinos de viento para diversificar el negocio y sacarlo de la ruina. Es un ejemplo de los cambios que está experimentando Polonia, la mayor economía de los socios excomunistas de la UE y la única que no ha sido arrastrada por la crisis.

Desde su entrada en la UE en mayo de 2004, Polonia ha ido modernizándose a paso de gigante, gracias sobre todo a los fondos europeos (destinados sobre todo a infraestructuras). Nuevas carreteras, líneas de tren más rápidas y grandes rascacielos van extendiéndose por todo el país. El dinero llegado de Bruselas es una de las causas principales que explica por qué Polonia es una excepción en la UE. En 2009, el peor año de la crisis, fue el único país que logró crecer. Este año prevé un incremento del producto interior bruto (PIB) del 4%, lo mismo que el siguiente.

Es la primera vez que un Gobierno es reelegido desde la época comunista

Mientras, su déficit se sitúa en el 5,5% del PIB y su deuda en el 55%, lo que le convierte en un país con sus cuentas razonablemente controladas, sobre todo en comparación con otros miembros de la UE. Su punto débil es el paro, que llega al 12% y que en el caso de los más jóvenes (entre 18 y 24 años) supera el 25%.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS