Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maroto sugiere que ya existen demasiadas mezquitas en Vitoria

El alcalde pide un mes de tranquilidad para arreglar la polémica de Zaramaga

Con la polémica al rojo vivo en torno a la creación de una mezquita para un colectivo paquistaní en el barrio de Zaramaga, el alcalde de Vitoria, Javier Maroto (PP), sugirió ayer que en la capital alavesa hay demasiados templos musulmanes en comparación con Bilbao y San Sebastián.

"Es la mezquita número nueve que se quiere construir en la ciudad", recordó el regidor en una entrevista en Radio Vitoria. "Quiero recordar que en Bilbao el alcalde Azkuna [PNV], por la mezquita número cuatro, le están montando un follón tremendo, porque sucede exactamente igual que en Vitoria. Hay un debate sobre el asunto de las mezquitas en el País Vasco. En San Sebastián hay cero mezquitas. Vitoria con la mitad de población tiene el doble que Bilbao, por lo tanto algo está sucediendo en Vitoria", añadió. También recordó que el Gobierno vasco está preparando una ley para regular la creación de centros de culto.

"En Bilbao van por la cuarta y en San Sebastián, cero. En Vitoria es la novena"

En la campaña electoral del pasado 22-M, el PP dio amplia difusión a las tesis de algunos vecinos del barrio, que rechazaron la instalación de un templo en la calle Martín Olave alegando que era demasiado estrecha. El local terminó siendo objeto de ataques racistas -aparecieron esvásticas en la fachada del local y fue rociado con sangre y carne de cerdo-. Ya instalados en el Ayuntamiento, los populares buscaron un sitio alternativo, con amplias aceras, pero otro grupo de vecinos rechazó el proyecto y el consistorio se ha echado para atrás porque quiere buscar una solución consensuada.

El concejal de Urbanismo del PP, Miguel Garnica, había anunciado para ayer un encuentro con ambas partes para acercar posiciones, pero terminó reuniéndose solo con los vecinos.

"A nosotros no nos convocaron a una reunión. Estamos como invitados de piedra en este asunto, mis clientes se están enterando a menudo en la prensa de lo que supuestamente piensan o van a hacer", declaró el abogado del colectivo, Carmelo Pascual. La asociación paquistaní, añadió, estaba dispuesta a "escuchar" en un primer momento la oferta municipal, porque no quieren problemas con los vecinos, pero se encuentran molestos ahora al ver como la segunda opción se desecha sin más. "No entendemos por qué hay que negociar con terceras personas un derecho que les corresponde, al tener todas las licencias correspondientes", argumentó.

En una lonja con aforo para 90 personas "no cabe una mezquita", afirmó el regidor. "Todo el mundo sabe que cualquier afluencia del colectivo musulmán supera con creces eso permanentemente", añadió. "Comparto, comprendo respeto y respaldo a los vecinos de Zaramaga. Creo que tienen la razón", recalcó el alcalde, que pidió un mes de plazo para resolver el conflicto fuera de los focos.

Maroto negó que esté contribuyendo a que los prejuicios contra los inmigrantes tengan un mayor eco por revelar que una asociación triplicó el aforo permitido en el centro cívico Aldabe al celebrar el final del ramadán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011